PORTOVIEJO

A casi dos meses del daño que sufrió el radar de control de espacio aéreo ubicado en la cima del cerro de Montecristi, aún este dispositivo de vigilancia no vuelve a emitir su señal de revisión de actividades ilícitas en la costa de Ecuador.

La madrugada del domingo 7 de noviembre, gran parte de los habitantes de la zona urbana de Montecristi escuchó un sonido similar a una explosión, que se originó en el cerro de esta urbe. Casi al mediodía de ese día, las autoridades de las Fuerzas Aéreas Ecuatorianas reconocían que se presentó un inconveniente.

El lunes 8 de noviembre, Luis Hernández, ministro de Defensa, visitó la cima del cerro, en donde verificó los daños. Tras esa verificación, se anunció el inicio de al menos tres investigaciones para conocer qué fue lo que sucedió la madrugada del domingo 7 de noviembre.

Publicidad

El Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas declararon reservada la información relacionada con las investigaciones y la reparación.

Juan Francisco Núñez, gobernador de Manabí, dijo que continúan los procesos para la rehabilitación del radar correspondiente en el cerro de Montecristi y que aún se desconoce cuándo volverá a funcionar.

El representante del Ejecutivo en Manabí recalcó que se ha puesto énfasis en los planes de contingencia que ellos tienen adelante para que se mantengan los controles de vigilancia aéreos en el país con otros medios.

“Por temas de sensibilidad, obviamente ellos no divulgan mayor información, pero nosotros estamos pendientes, y en cuanto ya existan avances concretos de seguro ellos podrán informar oportunamente a la comunidad manabita y ecuatoriana”, declaró Núñez.

Publicidad

Radar de Montecristi tiene un alcance de 220 millas; se anuncia otro más en Manabí

En Manabí también está considerado ubicar otro radar en la parroquia de San Isidro, perteneciente al cantón Sucre, y que aquello se lo ubicaría en los primeros meses de este 2022.

Sobre aquella información tampoco hay un pronunciamiento oficial de cuándo se iniciarían los trabajos de ubicación de dicho sistema de control de actividades ilícitas en las costas del Ecuador.

“Tengo entendido que eso va avanzando. En estos primeros meses del año fue estimado desde un inicio que tiene que avanzar, entiendo que justamente va caminando en esa misma dirección”, declaró Núñez.

El radar entró en funcionamiento el 27 de octubre y tiene un alcance de detección de 220 millas, tanto en Manabí como en parte de la provincia de Santa Elena. (I)