Listas de espera para conseguir una cama en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) cada vez con mayor numero de pacientes, niveles de ocupación de camas UCI y hospitalización sobrepasados, funerarias trabajando al máximo por la cantidad de personas fallecidas siguen siendo las situaciones que marcan el panorama con el que Quito enfrentará una semana más la pandemia de COVID-19.

Pichincha es la provincia con más personas confirmadas con coronavirus a nivel nacional. Al 18 de abril los indicadores del Ministerio de Salud Pública hablaban que en la provincia existen más de 125.728 casos confirmados, de los 360.546 que hay en todo el Ecuador. Como personas fallecidas, confirmadas que son por COVID-19, Pichincha arroja la cifra de 2.677; mientras existe una posibilidad que otras 332 personas también fallecieron a causa del virus.

El coronavirus deja a hospitales saturados en Quito, sin espacio en hospitalización ni en cuidados intensivos

Quito sigue la lógica de la provincia, es decir, es el cantón que registra más casos positivos de COVID-19 en todo el país: en total 116.153, número superior casi en cuatro veces a los casos confirmados en Guayaquil (31.375) y más de doce veces lo que suman como casos positivos los restantes siete cantones de Pichincha (9.575).

La tarde del sábado último, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, anunciaba en su cuenta de Twitter la adopción de medidas “más duras” ante lo que él calificaba como una “delicada situación del sistema sanitario de la ciudad”. “Por más duras que sean las medidas debemos tomarlas para bajar la ocupación hospitalaria” y anticipaba que el tiempo posible para definir las nuevas disposiciones “podría ser de al menos unos 15 días”.

Publicidad

Yunda resaltó en su mensaje de Twitter que afortunadamente todas las autoridades están conscientes de este panorama en la capital y esperaba la comprensión de la ciudadanía. Hasta el cierre de esta edición no se ha dado a conocer cuáles serían las nuevas medidas a adoptarse en la capital para esta nueva semana o lo que resta del mes de abril.

El anuncio generó inmediatamente reacciones en la población. Carlos Morejón es parte de los ciudadanos que creen que se debe sancionar de forma más fuerte a quienes no guardan las medidas de bioseguridad o hacen fiestas y hay que darle un respiro al sistema de salud, y para ello se debe definir un nuevo confinamiento total, no muy largo.

En vereda contraria están ciudadanos como Pamela Albuja, quien piensa que está casi por colapsar la economía capitalina y un nuevo confinamiento, así sea de 15 días, complicará la situación de todos. La mujer de 46 años cree que se debe poner mano dura en controlar las aglomeraciones en buses, en mercados y otros lugares en los que no se estarían respetando las medidas de bioseguridad como el uso de mascarilla.

Gobierno central anuncia pedido de cuarto estado de excepción para frenar avance de contagios de COVID-19

La Agencia Metropolitana de Control, solo la noche del viernes, intervino diez fiestas clandestinas y suspendió las actividades en siete centros nocturnos y diez bares en nueve administraciones zonales del Distrito Metropolitano de Quito.

Con relación a la compleja situación sanitaria que el país enfrenta a causa del COVID-19, la mañana de este domingo, Jorge Wated, secretario general de gabinete de la Presidencia de la República, escribió en su cuenta personal de Twitter que pedirán un cuarto estado de excepción.

“Confinamiento selectivo se pidió antes del feriado de Semana Santa y por un mes! Se tomaron las medidas y la Corte Constitucional dio de baja por tercera vez el estado de excepción. Somos respetuosos de las instituciones y pediremos un 4to estado de excepción”, señaló el funcionario del gobierno de Lenín Moreno.

Publicidad

Mientras tanto, en los exteriores de hospitales de la red pública de salud en Quito se repiten la historias de personas que buscan que sus familiares sean admitidos en una casa de salud, una vez que han presentado síntomas avanzados de la enfermedad. Una de ellas es Iván C., quien llegó al hospital del IESS Quito sur junto a su hermano de 42 años, el sábado último.

Él dice que la primera respuesta que recibió es que debe esperar, pues la capacidad de atención está desbordada. Iván C. reconoce que su hermano llevaba ya seis días con síntomas de coronavirus, pero que él no dijo nada y recién el viernes último, cuando se empeoró, avisó a su familia para que lo ayuden.

La falta de recursos obligó a Iván C. ir directamente a un servicio de salud pública, pero dijo que no descarta en hacer todo lo posible para internar a su hermano en una clínica privada si su salud empeora. Desde marzo pasado el trabajo de la mayoría de las funerarias que operan en la capital ha ido incrementando paulatinamente, a tal punto que hay casos en que se han creado nuevos horarios, en los que no se laboraba, para garantizar el servicio.

Carlos Loaiza, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, no está de acuerdo con que la capital vuelva a un confinamiento e insiste en que la corresponsabilidad de todos es la vía para combatir la pandemia.

En un comunicado público, la Cámara de Comercio de Quito cree que la complicada situación del sistema de salud pública revela la necesidad de evaluar la efectividad de las medidas que se han tomado para frenar los contagios y evitar una crisis sanitaria y social de mayor magnitud.

Pese a ello, los integrantes de la Cámara de Comercio de la capital ven con preocupación que se vuelvan a plantear medidas como el confinamiento, la denominada ley seca o la restricción vehicular, pese a que las mismas, desde sus perspectivas, “no han dado resultados efectivos para la disminución de los contagios”.

Desde este ente se plantea que se evalúen medidas en el tema de vacunación contra el COVID-19, por ejemplo, que exista mayor esfuerzo y articulación con el sector privado y gobiernos locales para acelerar la inmunización en 2021, generar un proceso más transparente que priorice los sectores vulnerables y una mayor comunicación sobre el proceso y el alcance del plan de vacunación.

Además, piden al Gobierno actual que en coordinación con el presidente entrante, Guillermo Lasso, planteen medidas emergentes para alivianar de inmediato las obligaciones tributarias y financieras de los negocios más afectados, entre otros temas.

Solicitan que se analice la posibilidad de que se determine la libre movilidad para autos particulares, para así no causar más aglomeraciones, así como también que haya horarios de atención extendidos en centros comerciales y negocios que cumplan con los protocolos de bioseguridad respectivos. (I)