Publicidad

Por concierto masivo en Peguche, Imbabura, se culpa también a Empresa Eléctrica que dio luz

Hay preocupación por contagios de COVID-19 que puedan darse por show con más 3.000 asistentes. Pandemia no frena actos masivos.

En Peguche, Imbabura, más de 3.000 personas participaron en un concierto que se dijo no tenía autorización. Ahí hubo personas que no usaron mascarillas e irrespetaron las medidas de bioseguridad exigidas en esta pandemia. Foto: Cortesía

En Otavalo, ubicada a 15 minutos de Peguche, donde se realizó el concierto Pawkar Tushuy Tuta, que congregó el pasado sábado a más de 3.000 personas en el polideportivo de la parroquia Miguel Egas, existen dos temores latentes.

Que tras el espectáculo, el número de contagios crezca y que la realización del evento ponga en riesgo la presencia de turistas por el mal precedente que deja la indisciplina mostrada por un sector de la población en dicha programación que se dijo no fue autorizada.

Marcelo Burbano, presidente (e) del Comité de Operaciones de Emergencia de Otavalo, señala que la Empresa Eléctrica del Norte no debió suministrar la energía para este programa que necesitaba de un transformador para activar los potentes equipos.

“Habíamos informado a Emelnorte que no fue autorizado el concierto, razón por la que debió existir la colaboración”, enfatiza Burbano, quien agrega que el personal policial (35 efectivos) y municipal (50 agentes) resultaba insuficiente para despejar a los asistentes.

Publicidad

Mientras, en la Fiscalía de Imbabura fue entregada la denuncia en contra de los organizadores. La gobernadora Gabriela Jaramillo y el intendente Mauricio Andrade lo hicieron ante el fiscal Gen Rhea.

La representante del Ejecutivo manifestó que irán hasta las últimas consecuencias y que ante “la incivilidad demostrada” en algunos sectores de Imbabura convocará a una reunión del COE provincial entre mañana y el jueves.

En Imbabura hubo concierto con más de 3.000 personas sin medidas de bioseguridad

Renzo Vásconez, director de la Zona 1 de Salud, informó que reforzarán con personal médico el hospital de Otavalo mientras dura la emergencia y que pasados los cinco días enviará brigadas de salud para la realización de pruebas COVID-19.

Jaramillo hizo un exhorto a las personas que asistieron a este inusual acto para que voluntariamente se aíslen hasta que llegue el personal sanitario a realizar la vigilancia epidemiológica que permitirá tener un diagnóstico claro.

Mauricio Andrade, intendente de Imbabura, adelantó que la diligencia judicial aspira a aclarar la inobservancia y sancionar a los organizadores que incumplieron con la disposición de la Intendencia.

Según las autoridades, 20 personas estuvieron al frente de la organización, siendo visible Antonio Campos, con quien se reunieron y a quien notificaron prohibiéndole la ejecución del programa.

Publicidad

La Gobernación de Imbabura está pidiendo la aplicación del art. 282 del Código Orgánico Integral, que sanciona el incumplimiento de decisiones legítimas de la autoridad con prisión de uno a tres años.

Judicializarán a organizadores de concierto en Peguche, provincia de Imbabura

José Luis Salas, vocero de la Subzona de Policía Imbabura, indicó que veinte efectivos de la Policía Nacional que intentaron frenar la programación ese día habrían sido amenazados por pobladores.

La gobernadora Jaramillo agregó que miembros del cabildo habrían advertido a los uniformados que serían retenidos y sometidos a la justicia indígena si obstruían la realización del evento, como consta en un parte policial.

Mañana se reunirá la Mesa de Salud del COE de Otavalo para establecer las estrategias que eviten incrementos de contagios y planificar la toma de pruebas COVID-19 a los asistentes al concierto.

Otra gran fiesta, en Nabón

En Shiñanpamba, perteneciente al cantón azuayo Nabón, también se realizó un evento al aire libre y sin autorización o conocimiento de las autoridades, se indicó. Ahí se organizó una gran fiesta como se observó en un video por redes sociales.

En comuna de Nabón hubo aglomeración de personas en evento sin autorización; asistentes no respetaron distanciamiento

Sobre una cancha de uso múltiple se montó un escenario de unos 10 metros de largo, que tenía luces y una gran cantidad de parlantes para los artistas. En las diferentes tomas se observa a unas 500 personas bailando y cantando alegremente, muchas sin mascarillas y sin mantener el distanciamiento físico por la pandemia.

Gerónimo Illescas, director de la Secretaría municipal de Riesgos, se mostró sorprendido por esta reunión de la que, afirmó, no tiene los permisos. Por ahora desconocen cómo y quién la organizó. Para aclarar el tema y establecer posibles sanciones, hoy se reunirá el COE cantonal para iniciar las investigaciones, ya que este encuentro masivo de gente “viola todas las normas establecidas en la pandemia”. (I)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?

Lo último

Nueve caballos corren por la victoria en el clásico en honor a la Policía Nacional

En la especial de potros la tordilla Giulia es la opcionada en 1.100 metros. Tendrá a nueve rivales, de los cuales Mano a Mano y Bravucón son los que destacan.

Publicidad