Durante el primer fin de semana de toque de queda en 16 provincias del país se registraron 415 casos de violencia intrafamiliar, 94 detenidos, 192 libadores, 1.220 alertas de fiestas en domicilios de las cuales 23 fueron verificadas, 836 escándalos públicos, 547 aglomeraciones y 20 locales clausurados.

Esas son las cifras que reportó la Policía Nacional hasta las 12:00 del 25 de abril al realizar un balance de las novedades registradas en las provincias donde se declaró el estado de excepción como una medida para detener contagios de COVID-19.

El ECU911 además atendió, durante el confinamiento, 23.409 llamadas de auxilio; además, las intendencias de Policía de las 16 provincias donde rige el toque de queda realizaron 147 controles donde se hizo inspección de 85 actividades no autorizadas; así también se verificó la apertura de 141 locales, tiendas y comercios.

Fiestas y reuniones con bebidas alcohólicas en el primer día de confinamiento en el país

Desde el viernes 23 de abril al domingo 25, la Policía Nacional realizó 1.567 operativos de toque de queda, registró a 22.617 personas, revisó 22.064 vehículos y, además, se reportaron 17 casos de vehículos robados.

Publicidad

Respecto a la circulación de vehículos en las vías y ciudades donde rige el toque de queda, los agentes de tránsito emitieron 77 citaciones a conductores que no acataron la disposición de restricción de movilidad absoluta. El mayor número de citados se encuentra en la provincia de Esmeraldas con 19 casos, seguida de Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Pastaza, Los Ríos, Chimborazo, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas, Sucumbíos y Napo.

El director general de Seguridad Ciudadana y Orden Público de la Policía Nacional, Fausto Salinas, destacó que hubo colaboración de la ciudadanía, pues se acogió al confinamiento, así como una coordinación interinstitucional con elementos de las Fuerzas Armadas para la realización de operativos.

Explicó que el flujo de vehículos fue moderado y se trató de personas que están dentro de la cadena productiva, en seguridad y salud; y lo que más se observó el fin de semana en Quito fue la circulación de motocicletas con el servicio a domicilio a quienes también se controló para evitar el expendio de licor.

Sobre las 1.220 alertas de fiestas en domicilios, Salinas dijo que la Policía acudió a los sitios y no se presentó mayor resistencia. Fue la misma ciudadanía la que alertó sobre posibles fiestas en su alrededor; por ejemplo, en Quito el sábado se reportó de tres fiestas y los uniformados intervinieron.

También hubo eventos aislados de aglomeración como en Cotopaxi, en el cantón Sigchos, con 50 personas; en Tungurahua se evidenció una fiesta con unas 150 personas, así como en la provincia de Imbabura, donde se desarticuló una fiesta clandestina.

En las 16 provincias se detuvo a 94 personas y las ciudades de Loja y Guayaquil fueron los sitios donde más se registraron casos de incumplimiento de toque de queda. Los detenidos fueron trasladados a las unidades de flagrancia, porque es claro que cometieron un delito tipificado en el artículo 282 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que tiene relación con incumplimiento de orden de autoridad competente. Estas personas entran a un proceso de juzgamiento de parte de los operadores de justicia.

Sobre los 415 casos de violencia intrafamiliar, el director general de Seguridad Ciudadana y Orden Público de la Policía Nacional recomendó a los ciudadanos programar actividades internas entre el núcleo familiar; no ingerir alcohol durante el encierro porque es uno de los factores generador de violencia. Según Salinas, en los operativos realizados se clausuraron licorerías y locales que expendían licor.

Para la segunda semana de confinamiento, Salinas indicó que se debería insistir en la campaña de comunicación para evitar acciones de relajamiento de parte de los ciudadanos. (I)