Los moradores del sector El Corte, cantón Pelileo, se mostraron preocupados cuando se enteraron del crimen de Esthela Llerena, de 37 años, quien había llegado a vivir en una casa arrendada hace cerca de cuatro meses. La víctima murió aparentemente al ser atacada por su conviviente en medio de una riña, la madrugada de este viernes 10.

Guillermo, uno de los habitantes de la zona, dijo que no la conocían bien a ella ni a su pareja porque hace poco tiempo habían llegado a vivir en el sector, pero que a la mujer se la notaba con un carácter tranquilo, saludaba y se llevaba con todos en el lugar. Por ello, les causó mucha consternación este hecho violento que nunca había pasado en ese sector del cantón tungurahuense.

Contó que en la noche del jueves vieron que estaban libando en el predio y luego en la madrugada de este viernes se notaba movimiento de un vehículo en la zona, pero que a eso de las 05:30 de este viernes se sorprendieron cuando llegó personal policial y conocieron que había una persona muerta en el interior del inmueble.

Cuando se acercaron a la casa donde vivía la pareja, observaron a una mujer tendida en el suelo, cerca de la puerta principal, en medio de un gran charco de sangre. Según la Policía, al parecer, la fémina luego de haber sido herida intentó pedir auxilio arrastrándose como cinco metros.

El teniente Jacobo Zurita, jefe de Criminalística (s) de la subzona 18 de la Policía Nacional en Tungurahua, confirmó que el hecho se trató de una muerte violenta. En la escena se encontró el cuerpo sin vida de la mujer con una herida a la altura del muslo izquierdo.

Indicó que el supuesto agresor fue llevado al hospital con custodia policial, con heridas en una pierna. “Parece que ha sido fuerte la discusión porque a él lo llevaron en una ambulancia al hospital de Ambato, pero se fue con custodia policial”, agregó el jefe policial.

Rocío Zambrano, agente fiscal de Pelileo, aseguró que se recolectaron evidencias en la escena del crimen con el fin de determinar las circunstancias de la muerte de la mujer. En el levantamiento del cadáver se halló un cuchillo, que será revisado por peritos, además de una boleta de auxilio a favor de la víctima. (I)