A partir del 20 de junio en la comunidad de Llikakama, parroquia Salasaca, se reabrirán las ferias en donde la población, además de las artesanías elaboradas por el pueblo indígena de ese sector de la provincia de Tungurahua, encontrará la producción agrícola cultivada con abono orgánico, sin químicos.

Ana Chiliquinga, gobernadora del pueblo Salasaca, comentó que en la feria productiva de Llikakama se darán a conocer los emprendimientos que han impulsado diferentes sectores de la parroquia y que la actividad servirá para impulsar la reactivación económica de la población.

Contó que además se invitó a productores de los cantones aledaños a Pelileo, adonde pertenece la parroquia Salasaca, para que también ofrezcan los productos que tienen.

Por su parte, Marcelo Caizabanda, vocal de la junta parroquial de Salasaca, indicó que aparte de la producción agrícola estarán las artesanías que elabora el pueblo; que ahí se podrá encontrar, por ejemplo, al danzante, que es parte de la mayor celebración de los pueblos indígenas: el Inti Raymi (Fiesta del Sol).

Comentó que con el fin de fortalecer la feria productiva de Llikakama se unieron el consejo de gobierno, la tenencia política, la junta parroquial y los gobiernos comunitarios. Y sostuvo que se aplicarán las medidas de bioseguridad con el fin de evitar contagios de COVID-19.

José Masaquiza, presidente de la feria de Llikakama, refirió que a partir del 20 de junio la actividad será continua: los domingos y miércoles desde las 06:00 hasta las 20:00.

Destacó la unidad de los diferentes entes del pueblo Salasaca para que se reanude, tomando en cuenta que durante la pandemia se han visto afectados en la parte económica.

Violeta Masaquiza, técnica de la junta parroquial, comentó que estarán alrededor de cien productores y artesanos en la feria de Llikakama, ofreciendo diferentes alternativas para quienes la visiten; además, se podrá degustar la gastronomía del pueblo de Salasaca, que es una buena oportunidad de disfrutar en familia, comentó ella.

Dijo que al estar en las vísperas del Inti Raymi, el 20 de junio se realizará un ritual ancestral para rendirle homenaje al padre Sol en agradecimiento por la producción agrícola que hay durante el año. (I)