La mañana de este jueves, 13 de enero, el alcalde Santiago Guarderas recibió el informe con los parámetros para la operación y mantenimiento del Metro de Quito. Este documento contiene los requisitos que deberá cumplir la empresa que se contrate para operar el proyecto.

La convocatoria fue en la estación La Magdalena, desde ahí los medios de comunicación y autoridades recorrieron en uno de los trenes hasta la estación San Francisco, ubicada en el centro de la ciudad. Junto a Mauricio Rodas y Jorge Yunda, Guarderas es el tercer alcalde que ha hecho un recorrido de expectativa en los trenes del Metro.

El alcalde aseguró, una vez más, que el inicio de operaciones comerciales será el último trimestre del 2022. También expresó que el modelo de gestión será bajo la figura de contratación por servicios, los mismos que serán adjudicados a una empresa internacional.

José Carles Terés, representante de la estructuradora técnica comandada por Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, informó que este documento contiene las características para la operación del Metro.

Publicidad

El operador internacional deberá cumplir con cuatro tareas fundamentales: tener la capacidad de atender a la demanda de la ciudad; debe ser capaz de efectuar la operación de los trenes y estaciones; deberá emitir suficientes indicadores para que se puedan evaluar y alcanzar diferentes niveles de calidad; y finalmente, deberá poder cumplir con los diferentes contratos asociados a la operación, tales como la limpieza y seguridad de las estaciones y trenes.

Los contratos complementarios que tendrán que ver con el mantenimiento del Metro serán el mantenimiento del material rodante, señalización ferroviaria, sistemas y comunicaciones, y vía, obra civil, catenaria y subestaciones.

Además, Terés puntualizó que la empresa Metro de Quito será la gestora de calidad a la que el operador deberá informar todas las novedades y entregar los indicadores de calidad. Para ello, el Metro deberá contar con la asistencia de un supervisor externo, que sea experto en la operación ferroviaria, el mismo que transferirá el conocimiento a los técnicos del país que serán quienes se queden a cargo a futuro.

El alcalde anunció que se contratará un equipo con 18 expertos en electromecánica, los mismos que serán ecuatorianos y saldrán de un convenio con las universidades. Ellos recibirán una capacitación de la empresa Ferrocarils de la Generalitat de Catalunya y deberán estar certificados por el operador que sea adjudicado.

Publicidad

Este equipo tendrá un jefe de supervisión, seis ingenieros asociados a mantenimiento, cuatro de operaciones y estaciones, dos de seguridad y control de calidad, cuatro de control de garantías (durante el proceso de dos años) y dos para el control de servicios adicionales como limpieza, seguridad y otros contratos colaterales al servicio.

Los indicadores necesarios con los que se medirá al operador, según informó Terés, serán:

  • Indicadores de calidad: Puntualidad, regularidad, atención al cliente.
  • Indicadores de producción: Servicio programado versus servicio ejecutado.
  • Indicadores de seguridad: Número de incidentes reportados.

Efraín Bastidas, gerente del Metro de Quito, enfatizó que los parámetros técnicos de explotación, entregados esta mañana, no se habían realizado desde el inicio de la construcción de la obra. “Tenemos una hoja de ruta clara, sabemos cómo vamos a controlar esos contratos años más tarde para pedir control de calidad”, añadió.

Además, anunció que en las siguientes semanas la empresa estructuradora entregará los términos de referencia (TDR) para iniciar la contratación del operador internacional.

Publicidad

Las autoridades indicaron que los otros subsistemas del proyecto tienen un nivel de avance alto. Según las declaraciones de Santiago Guarderas, ya están en proceso de contratación de los validadores, estos permitirán el pago a través de una tarjeta de proximidad. El mismo mecanismo será implementado en el ingreso al Trolebús y Ecovía.

También recalcaron que ya instalaron las puertas abatibles que completarán el sistema de recaudo. Sin embargo, esto ya había sido anunciado por administraciones anteriores.

Solanda

Ante el reclamo constante de los habitantes de la ciudadela Solanda a causa de la destrucción de sus viviendas, el alcalde señaló que están trabajando en los recursos técnicos y jurídicos para encontrar una posible solución.

Aclaró que en junio del 2019, cuando se conoció la problemática de Solanda y el informe emitido por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) sobre las posibles causas de los daños, él mismo, en calidad de vicealcalde, presentó un proyecto de resolución para que inmediatamente se contrate un estudio complementario recomendado por la PUCE para que determine quién fue el responsable.

Publicidad

Este habría sido aprobado por el Concejo, pero “desde ahí hasta ahora no se hizo absolutamente nada para contratar ese estudio”, recalcó Guarderas.

La anterior semana anunciaron que se conocerán en cinco o seis meses los resultados de este estudio y con ello definirán a los responsables.

Guarderas también aceptó que su responsabilidad es velar por la seguridad de los habitantes y ofreció proponer alternativas de ayuda. “Esto es distinto a la problemática que se va a estudiar”, argumentó. (I)