En el parque El Ejido, ubicado en el centro norte de Quito, se informó sobre el daño causado a un monumento del expresidente de la República Eloy Alfaro Delgado. El acto vandálico se habría producido dos semanas atrás.

Uno de los brazos del general de Montecristi, que presidió la nación por dos periodos (1895 a 1901 y 1906 a 1911), fue extraído. Los presuntos delincuentes también sacaron las placas, solo quedó la marca rectangular de estas sobre el cemento.

Tres camionetas del Municipio de Quito fueron robadas

Actualmente la zona de dicha estatua está rodeada con cinta de peligro. Desde la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) informaron que rechazan estos actos que atentan contra el ornato y belleza de la ciudad.

Publicidad

En los próximos días personal de la Epmmop retirará temporalmente el monumento llamado Hoguera Bárbara. La entidad informó que esta decisión se tomó para proteger la escultura mientras evalúan opciones de restauración.

QUITO.- Un monumento del expresidente de Ecuador Eloy Alfaro fue vandalizado en el parque El Ejido. Foto: Andrés Salazar

Alfaro fue arrastrado y quemado en Quito, una turba ingresó al penal García Moreno y desde ese lugar fue golpeado por las calles de la capital, hasta su muerte, registrada el 28 de enero de 1912.

Gerardo Heredia, un ciudadano, expresó su indignación ante el vandalismo: “Está mal hecho, es una imagen de un buen presidente que fue, y la delincuencia no se detiene ante nada. Aquí es inseguro, hay jóvenes drogándose cerca”, enfatizó.

Publicidad

Capturan a dos hombres presuntamente implicados en difusión de pornografía infantil mediante redes sociales

Por su parte, Josué Chiliquinga comentó: “Lo veo muy mal porque este es un monumento histórico. No es algo que harían personas normales. Sería mejor que tomen medidas de seguridad porque es algo que ayuda al parque, donde llegan los turistas y toman fotos. Personas que hacen esto no tienen corazón por la cultura de Quito”.

Las autoridades pidieron a la ciudadanía denunciar de inmediato el daño de monumentos de la capital. (I)