Los efectos del COVID-19 se sienten en la salud de las personas y en su economía. Un sinnúmero de familias guayaquileñas aún viven circunstancias difíciles por contagios colectivos después de las fiestas de fin de año.

Integrantes de esos núcleos sociales se han realizado pruebas rápidas de antígenos bajo hisopado, cuyos resultados han sido confirmados o descartados con un diagnóstico más preciso que ofrecen los test PCR (reacción en cadena de la polimerasa), que ayudan a identificar material genético del virus (SARS-CoV-2) en las muestras de los pacientes. Estas últimas pruebas tienen un precio fijado por las autoridades de $ 45,08.

“Ha sido complicado sostener estos otros gastos. Primero me hice una de antígenos (prueba que identifica proteínas del virus, una infección activa) que me costó $ 25 y unos días después tuve que coger del sueldo casi $ 100 para pagar las PCR que me hice con mi esposa. En menos de una semana $ 125, fuera de las medicinas y citas médicas”, comenta un padre de familia que prefiere no identificarse.

Los centros médicos que ofertan pruebas rápidas y de PCR recibieron una gran demanda de usuarios en las últimas semanas, entre el 1 y 15 de enero pasados, después de las fiestas de fin de año.

Publicidad

Entre 2.000 y 2.500 personas cada día se hacían pruebas para detectar el COVID-19 solo en las agencias de uno de los laboratorios de referencia en Guayaquil y zonas aledañas en La Puntilla (Samborondón) y La Aurora (Daule). En esos días, los nuevos contagios se contaban por miles. En la actualidad, los casos confirmados de COVID-19 ascienden a 660.000.

Negocio rentable

Personas esperando su turno para hacerse una prueba de COVID-19, en el inicio del 2022. Foto: El Universo

La oferta de pruebas rápidas y PCR ha crecido considerablemente con el pasar de los meses en estos dos años de pandemia a nivel nacional, según los registros de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess).

Del 2020 al 2022, casi se duplicó la cifra de centros de salud que ofrecen exclusivamente el procesamiento de las pruebas PCR, entre privados y públicos. A finales del año en que se inició la pandemia, 75 centros tenían la autorización de la Acess; en 2021, 132 sitios; y, al 13 de enero pasado, 132.

Mientras que la cifra de lugares aprobados para ofrecer pruebas rápidas de antígenos aumentó en el 36 %. En 2020, 1.304 lugares; en 2021; 1.740; y, en 2022, 1.778.

Publicidad

La variante ómicron está presente en el 89% de las muestras secuenciadas en el mundo en los últimos 30 días

Controles

Amparo Jiménez, de la Unidad de Vigilancia y Control de la Acess, indica que los laboratorios u otro tipo de centro de salud que soliciten de la autorización para realizar las pruebas COVID-19 deben contar con un permiso de funcionamiento, instalaciones que garanticen niveles altos de higiene, entre otras condiciones.

“Piden autorización a través de la plataforma de la Acess. Dura una semana el trámite. Para poner un ejemplo, en el caso de biología molecular, necesitan tener un espacio adecuado para hacer este tipo de prueba de procesamiento de RT PCR. Entonces no significa que cualquier laboratorio lo puede hacer. Necesitan un laboratorio que tiene que contar una estructura para poder realizar este tipo de pruebas”, explica la funcionaria.

En la página web de la Acess, la ciudadanía puede revisar el listado de los laboratorios autorizados para ofrecer los tipos de exámenes para detectar el nuevo coronavirus.

Si el usuario detecta alguna anomalía en esos sitios la puede denunciar a través del correo electrónico denuncias@calidadsalud.gob.ec.

Publicidad

La funcionaria pide a los ciudadanos que reporten problemas visibles en las condiciones de salubridad, la falta de permisos de funcionamiento -que deben estar visibles-, precio que excede el límite que estableció el Gobierno para las pruebas PCR, entre otros detalles. Ella añade que también realizan visitas a esos lugares.

“Este año (al 31 de diciembre de 2021) realizamos 2.914 controles, incluidos los controles de precios. Y en este inicio de año, ya llevamos 102 controles, específicamente de precios, porque en la situación actual se están elevando los precios que las pruebas PCR están cobrando hasta $ 120, cuando hay acuerdo ministerial”, detalla Jiménez.

Luis, quien prefiere no mencionar su identidad, pide a las autoridades que continúen ejecutando los controles y, si cabe la posibilidad, analizar otra vez el precio de las pruebas PCR, ya que lo considera alto, sobre todo si ese valor se lo debe de multiplicar por tres o cuatro cuando hay sospechas en la familia.

“En las últimas semanas he gastado cerca de $ 400, entre pruebas de antígenos y PCR para mí, mi esposa e hijos. Afecta al bolsillo”, dice el abogado de 33 años.

Publicidad

“Ya no estoy saliendo mucho, por responsabilidad. Salgo lo necesario”.

En los controles que ejecuta la Acess también se han identificado problemas de manejo de desechos, malas condiciones de higiene, entre otros incumplimientos a la Ley Orgánica de la Salud. Por ese tipo de problemas, la autoridad sanitaria puede imponer multas y clausurar locales.

Según la Acess, desde abril de 2021 se ha sancionado a 14 establecimientos de salud por incumplir con la exhibición y el tarifario aprobado. (I)