En febrero de este año, La Vidrio Revolución comenzó a promover y concienciar sobre el uso del vidrio. Esta es una iniciativa realizada por Rebeca Morales, una joven apasionada por el medioambiente y estudiante de la Universidad San Francisco de Quito, quien esperaba realizar un proyecto ambiental.

“Si bien esta campaña trata sobre reciclaje de vidrio lo que quiero lograr es remarcar la importancia de darle un segundo uso al vidrio. Si bien este material es 100% reciclable, se lo continúa encontrando en bosques, montañas, calles y playas”, comenta Morales.

El vidrio tiene un impacto sobre el medioambiente, de acuerdo con el sitio Ecología Verde, este tarda en degradarse desde unos 4.000 años a más de 5.000 años, es decir, es uno de los materiales con el mayor tiempo de permanencia en la naturaleza.

Para esta iniciativa, Morales optó por centrarse en el vidrio, en lugar de enfocarse en los diferentes elementos, como el plástico. “El vidrio es un material con el que no sabemos qué hacer con él, incluso cuando acabamos de usar algún envase, existen muchas posibilidades, pero optamos por tirarlo”, agrega Morales.

La campaña (@la_vidrio_revolucion) ha logrado contar con el apoyo de alianzas como lo es Tesalia cbc, Activismo Ambiental Ecuador, ReciVeci (aplicación de recicladores), entre otras marcas que buscan promover el mensaje de que todo proceso de cambio y aprendizaje ambiental se inicia en casa.

En el país, una de las formas en la que los ecuatorianos reutilizan el vidrio es utilizando los envases de los productos como vasos para el hogar. Sin embargo, existen otras opciones.

Cómo aprovechar el vidrio

  • Usarlas como floreros de decoración, centros de mesa y en la cocina con plantas aromáticas.
  • Ponerlas en el baño, con fragancias o velas que mantengan un olor fresco.
  • Como zapatero, colocándolas con tablas de madera u otro material.
  • Como lámparas, con bombillas o luces pequeñas e incluso como portavelas.

“En Ecuador hay muy pocas plantas recicladoras y en su mayoría están en Guayaquil o en la Costa del país. Por ende, no se recicla lo suficiente, gran parte termina en los rellenos sanitarios, por la falta de conocimiento y tratamiento”, agrega Morales. (I)