El primer contagio de la variante EG.5 ya se confirmó en Ecuador, en un paciente de la provincia de Pichincha. Esta persona no contaba con todas las inmunizaciones de prevención, explicó Francisco Pérez, subsecretario de Vigilancia Epidemiológica.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), división regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificó la variante EG.5 como de interés el pasado 9 de agosto luego de evidenciar un considerable aumento de casos, es decir, que es altamente contagiosa.

Según Fernando Espinoza, director General del Centro de Investigaciones de la UEES, esta variante contagia principalmente a los adultos mayores de 60 años, a las personas con enfermedades preexistentes y que toman medicamentos que debilitan el sistema inmunológico, a pacientes en tratamiento de quimioterapia y a personas con obesidad.

Publicidad

Esto se sabe de la variante EG.5 del SARS-CoV-2, de la que ya hay un caso en Ecuador

Esos grupos vulnerables deben ser inmunizados con las vacunas bivalentes, aseguró Espinoza en una entrevista en el programa Así Amaneció, transmitido por Radio City (89.3FM en Guayaquil).

Las vacunas bivalentes son de nueva generación contra el COVID-19.

En el espacio radial, el especialista explicó que la EG.5 proviene de la variante omicrón y que no es una cepa nueva, sino parte de la evolución del Covid-19 pospandemia.

Publicidad

“Ya sabemos que la omicrón tiene esas características desde hace más de dos años: evade al sistema inmunitario a pesar de que usted ya fue vacunado y tuvo la enfermedad, y entonces contagia”, señaló Espinoza.

La capacidad de contagio de la variante EG.5 alcanza una proporción de 12 a 1, lo que significa que una sola persona puede contagiar a doce personas más. Pero el número sigue siendo una estimación, pues el médico cree que no todas las personas con síntomas se hacen pruebas de contagio, y que algunas continúan su vida normal aunque estén contagiadas.

Publicidad

A unas 60.000 personas ya se les ha administrado la vacuna bivalente contra el COVID-19 en Ecuador

A pesar de su nivel de contagio, esta variante no representa un mayor peligro para el público general que las cepas que han surgido en los últimos tres años, considera Espinosa.

El experto recomendó a la población que se mantenga alerta de los niveles de contagio, que siga aplicando medidas de bioseguridad como lavarse las manos y usar mascarillas en lugares concurridos. Además, priorizó la vacunación de los grupos vulnerables y del resto de habitantes. (I)