Para el correcto funcionamiento de un vehículo, es necesario hacer un chequeo al auto cada cierto tiempo. De acuerdo con la Agencia Nacional de Tránsito, en Ecuador, cada año mueren 1.200 personas en accidentes de tránsito, si bien no todas son a causa de imperfectos en los neumáticos, es necesario llevar un control sobre las ruedas de los automotores.

Según el Código Orgánico Integral Penal (COIP) en el art. 383, “La persona que conduzca un vehículo cuyas llantas se encuentren lisas o en mal estado será sancionada con pena privativa de la libertad de 5 a 15 días y disminución de 5 puntos en la licencia de conducir”. En el caso de un transporte público, la pena es doble.

La empresa especializada en la fabricación de neumáticos, Michelin, indica en su sitio web que luego de cinco años de uso es necesaria una revisión del producto.

“Una lluvia intensa, un piso resbaladizo o las temperaturas extremas unidas a muchos kilómetros de viaje, pueden poner a prueba tus neumáticos y amenazar la seguridad de quienes viajan en el vehículo”, se indica en el sitio web de Turbo Seguros.

Publicidad

La revista especializada en automotores, Turbo, reveló sus consejos para comprar neumáticos.

Es necesario conocer el índice de carga y velocidad

La capacidad de carga indica los kilos de carga que soportan las llantas y siempre debe ser igual o superior a la especificada por el fabricante.

Cambiarlas en pares

Lo ideal es que si va a cambiar las llantas, cambie las cuatro al mismo tiempo para tener mejor maniobrabilidad.

Fíjese en el año de fabricación

Publicidad

Las llantas tienen una vida útil de unos cinco años, por eso es muy importante que conozca cuándo fue fabricado el neumático que comprará.

¿Es hora de cambiar los neumáticos?

La compañía Michelin recomienda cambiarlos de inmediato si:

  • La banda de rodamiento está desgastada más allá de los niveles de profundidad de la banda de rodamiento recomendados.
  • El costado tiene daños.
  • Cualquier orificio en la banda de rodamiento es mayor de 6 mm de diámetro.
  • La cuenta está dañada o deformada (la cuenta es el borde de la llanta que se asienta sobre la rueda). (I)