A una semana desde que la Corte Constitucional emitiera su fallo sobre la demanda de Paola Roldán, quien a través de sus abogados pidió declarar la inconstitucionalidad condicionada del artículo 144 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) se pronunció sobre el mismo.

La Corte declaró la constitucionalidad condicionada del artículo y determinó que este será constitucional siempre y cuando no sea sancionado el médico que ejecute la conducta tipificada en el artículo 144 del COIP en el supuesto de que una persona, expresando su consentimiento inequívoco, libre e informado (o a través de su representante cuando no pueda expresarlo), solicite acceder a un procedimiento de eutanasia activa; por el padecimiento de intenso sufrimiento proveniente de una lesión corporal grave e irreversible o de una enfermedad grave e incurable.

A través de un comunicado, la Iglesia católica mostró una postura en contra de la sentencia y señaló que no es ajena a la realidad de dolor y sufrimiento a través de los servicios de salud que regenta.

Publicidad

Eutanasia en Ecuador: 10 datos para entender cómo llegó la Corte Constitucional a inédito fallo

Añade que Ecuador es el noveno país en el mundo en aceptar la eutanasia, pese a contar con 3,5 % de cobertura de cuidados paliativos en la población y que era preocupante “observar cómo la cultura del descarte, impulsada por algunos jueces, está convirtiéndose en un nuevo integrante de nuestra realidad social”.

Así como también señaló que la eutanasia será una realidad que se tendrá que convivir y que muchas personas en situación vulnerable se verán obligadas a recurrir para no ser “gravosos o molestos para sus familias o para el Estado”.

La Iglesia indicó que en la sentencia no se concreta lo que se refiere a lesión corporal grave e irreversible ni enfermedad grave e incurable.

Publicidad

“Se debe especificar qué se entiende por estas expresiones, para no poner en riesgo la vida de personas vulnerables, como, por ejemplo, pacientes psiquiátricos o con trastornos psicológicos, que también estarían expuestas. Lo más triste es que tampoco se salvan los niños”, explica.

Qué dice el fallo de la Corte Constitucional que abre la puerta a la eutanasia en Ecuador

Además señalaron que el dar paso a la eutanasia sin exigir una ley de cuidados paliativos es una “muestra más del cinismo de nuestras instituciones, y del fracaso social y político de quienes las dirigen”.

Publicidad

Dentro de su comunicado, la Iglesia califica como diabólico el querer defender la vida dando a un homicidio un marco de legalidad y que la eutanasia no es sinónimo de muerte sin dolor y sufrimiento. Citaron que pacientes presentan complicaciones con la medicación y que el proceso puede conllevar 25 minutos hasta cuatro días.

“No son pacientes que mueren aliviados en lo emocional, psicológico, físico, ni espiritual. La eutanasia no es un tema de libertad personal. La libertad del paciente, en condición altamente vulnerable, está fuertemente condicionada y afectada emocionalmente”, se añade.

Finalmente, califica como irrenunciable el derecho a la vida y que la muerte asistida “desconoce la dignidad de todas las personas, haciendo una discriminación injusta entre quienes merecen vivir, recibir ayuda y atención y quienes no”. Así como que eliminar el sufrimiento es suprimir la naturaleza humana.

Explica también que como sociedad se debe buscar y promover una ley de cuidados paliativos, así como que seguirán anunciando “el Evangelio de la vida con nuestra compasión y nuestra acción”. (I)

Publicidad