El desarrollo de aplicaciones de software para que sean usadas en materias como Ciencias Sociales, Lenguaje, entre otras; el reciclaje de los componentes físicos de computadoras con el fin de armar un nuevo equipo con los programas necesarios, para donarlos a centros rurales; y recrear las leyendas quiteñas en sitios icónicos de la capital.

Esos son parte de los proyectos que a José Diego Caiza Guevara le valieron para estar entre los 50 profesores finalistas del Global Teacher Prize 2021, certamen organizado por la fundación Varkey.

La expectativa es llegar al primer lugar, pero bueno faltan dos pasitos: ser nominado dentro de los diez primeros, esperemos que sí, y pues, obviamente, en diciembre esperaría ser uno de los primeros a nivel latinoamericano, porque siempre han ganado docentes de Europa”, expresa Caiza, ingeniero en sistemas y especialista en tecnología para la educación e innovación.

Él es el primer ecuatoriano en clasificar entre los 50 mejores profesores del mundo en el Global Teacher Prize, que entrega anualmente un premio de un millón de dólares.

La fundación Varkey oficializó el top 50 de su concurso la semana anterior y el primer lugar del galardón se conocerá en diciembre próximo, cuando el jurado calificador haga la selección respectiva.

Quiteño de 51 años, Caiza tiene una trayectoria docente de 25. De ese tiempo, 23 años se desempeñó como profesor de bachillerato técnico de Informática en el colegio salesiano Don Bosco de la Tola y dos años como director de la escuela Mercedes González, en donde también lidera los proyectos.

Cuenta que su gusto por la docencia surgió justamente en el Don Bosco de la Tola, donde se formó junto con profesores salesianos que le inculcaron el amor por enseñar a los demás.

Empezó su carrera en 1996 con los salesianos y, desde entonces, su labor ha estado encaminada en soluciones tecnológicas y de sistemas para necesidades de los estudiantes, robótica para niños y conciencia ambiental, lo que le ha permitido ganar varios concursos locales e internacionales.

Ha sido varias veces ganador del concurso de Excelencia Educativa que organiza Fundación para la Integración y Desarrollo de América Latina (Fidal). En 2018 dicha entidad le otorgó un viaje a Israel por 20 días para que participe en un seminario y talleres. (I)