El 16 de septiembre de 1921 nace formalmente Diario EL UNIVERSO. Ismael Pérez Pazmiño es la raíz de este centenario periódico y de una familia de comunicadores. La misión del periódico se mantiene a través de los años y con los cambios tecnológicos solo ha ampliado sus fronteras.

“Informar sobre lo que acontece en la ciudad, en el país y en el mundo de forma clara, honesta, imparcial , veraz y oportuna, de manera continua; en sus diversas plataformas: digitales e impresas. Así como, ofrecer elementos para la reflexión sobre los asuntos de actualidad desde sus espacios editoriales, de análisis, y de periodismo de investigación y profundidad. Siempre desde una política editorial fiel a los principios fundamentales del periodismo profesional.”, reza nuestra misión.

EL UNIVERSO ha tenido detrás a directores que han marcado el rumbo periodístico en estos cien años, que han enfrentado los cuestionamientos del poder que incluso llevó a prisión, las crisis de la prensa, pero también se han abanderado las causas sociales de la comunidad a través de coberturas y posteriores publicaciones. Aquí su historia de quienes han conducido este Diario.

El primer director: Ismael Pérez Pazmiño

En el año 2000 se publican las Memorias autobiográficas de Ismael Pérez Pazmiño. Estas evidencian los ideales y principios por los que luchó desde su juventud.

Publicidad

“El periódico que se titule independiente, que no sea órgano oficial de un partido político, no debe servir a los intereses de ningún partido político, llámese como este se llamare, si es que aspira a perdurar en el tiempo y en la historia manteniendo con brillo y abnegación los postulados del cometido periodístico”. Ismael Pérez Pazmiño (Machala, 1876-1944).

Estuvo preso alrededor de un mes en 1907, luego de que publicara en el periódico La Reacción un artículo crítico al hecho de que jóvenes habían sido “baleados y sableados” el 25 de abril por la fuerza pública. Ellos protestaban contra un supuesto caso de corrupción en el ferrocarril Quito-Guayaquil y porque el gobierno de Eloy Alfaro prohibió las juntas inscriptoras para las elecciones, pues se creía que provocarían subversión armada, según notas del editor de las memorias Carlos Villar Borda.

Ismael Pérez Pazmiño. Foto: Archivo

Luego de la detención en El Oro fue trasladado a Guayaquil y obligado a quedarse en esta ciudad tras su liberación, lejos de su familia en Machala y de una tienda de su propiedad que finalmente quebró; pero, en esta ciudad, en 1921 haría realidad su sueño: el nacimiento de Diario EL UNIVERSO, el 16 de septiembre de 1921.

En un intento de que los ideales del periódico El Universal, donde trabajaba (al tiempo que desempeñaba actividades de comerciante), no desaparecieran después de su cierre, sino más bien con la intención de mantener “el espíritu cívico y combativo de este”, Pérez Pazmiño lo compra a su amigo Luis Guevara Travieso, a quien le pagó 22.653 sucres por una prensa marca Walter y otros implementos para imprimir.

Con este Diario también se intensificó la lucha por la libertad de prensa y la independencia que defendió hasta el final de sus días.

“(En 1925) no se clausuraban periódicos; pero era manifiesta la hostilidad del esbirrismo gubernamental, policial, postal, telegráfico, etc., contra los periodistas independientes... Pero esa misma situación perfilaba claramente la fisonomía del Diario, de luchador, multiplicaba el número de amigos y lectores, y las noticias que se le negaban de una parte le llegaban triplicadas de otra”, reseña en sus memorias.

Publicidad

El valor nominal de la Compañía Anónima EL UNIVERSO, que se constituyó el 7 de agosto de 1923, fue de 120.000 sucres.

Desde los inicios del Diario hasta su muerte en 1944, el fundador Ismael Pérez Pazmiño, un autodidacta, defendió la autonomía del periodismo.

Los sucesores

Ismael Pérez Castro:

Entregar a Guayaquil y al Ecuador una tribuna calificada, que fuera receptora y orientadora de la opinión pública, fue la preocupación constante de Ismael Pérez Castro (1902-1967), quien a los 20 años interrumpió sus estudios de Derecho en la Universidad de Guayaquil para acompañar a su padre, Ismael Pérez Pazmiño, en la tarea de conducir a Diario EL UNIVERSO, fundado el 16 de septiembre de 1921.

Ismael Pérez Castro asumió su administración el 7 de octubre de 1922 y en 1944, cuando su padre falleció, se convirtió en su director-gerente.

Ismael Pérez Castro. Foto: Archivo

Para este cargo, que desempeñó hasta su muerte, se preparó con estudios de administración de diarios y revistas por correspondencia en una escuela de los Estados Unidos.

Ismael Pérez Castro compartió el trajín periodístico con sus hermanos Sucre, Francisco y Efraín.

Para él, el periodismo debía estar “al servicio de las causas sociales con un bien entendido sentido de patria y comunidad”. Lo aprendió de su padre y del ejercicio de la profesión, pues antes de administrar el Diario se desempeñó como cronista deportivo.

En lo institucional, Pérez Castro mostró dedicación a su labor y en 1931, cuando su padre se ausentó durante todo el año, él concluyó las negociaciones y firmó el contrato para adquirir el edificio del antiguo Templo Masónico, en el centro de Guayaquil. Impulsó también el funcionamiento técnico del Diario estudiando nuevas formas de trabajo mecánico y consiguiendo la importación de maquinarias modernas

Sucre Pérez

Luego de titularse de doctor en periodismo en 1931, en la Universidad de Missouri, EE. UU., Sucre Pérez Castro (1903-1994), el segundo hijo de Ismael Pérez Pazmiño, se destacó por introducir en Guayaquil un periodismo más ágil y moderno. Esto, cuando asumió el cargo de vicedirector de EL UNIVERSO.

Sucre Pérez. Foto: Archivo

El aporte de Pérez Castro atrajo más lectores a este Diario, ya que entonces la redacción periodística era un híbrido entre información y opinión. Los méritos logrados con este rotativo fueron reconocidos en el exterior con invitaciones a actividades internacionales de periodismo.

Francisco Pérez Castro

Se destacó como periodista, labor que inició en 1925, por su estilo incisivo e irónico, según describió su padre, Ismael Pérez Pazmiño, en sus Memorias autobiográficas.

Francisco Pérez Castro. Foto: Archivo

Entre 1942 y 1953 escribió la columna ‘Comentarios Fugaces’, bajo el seudónimo Rumiñahui. Junto con Leopoldo Benites Vinueza, Joaquín Gallegos Lara y Carlos Puig Vilazar fueron identificados como ‘Genuinos periodistas’ de la revolución, pues con sus escritos contribuyeron a la revuelta del 28 de mayo de 1944, que derrocó a Carlos Arroyo del Río.

Francisco Pérez Castro (1908-1989) fue redactor, subadministrador, director y presidente del directorio del Diario

Carlos Pérez Perasso

Defender el principio de independencia, ya sea del poder político o económico, es una de las principales premisas del oficio periodístico que aprendió Carlos Pérez Perasso (1935-2002) desde su juventud, junto con su abuelo Ismael Pérez Pazmiño y su padre, Ismael Pérez Castro, fundador y consolidador, en ese orden, de Diario EL UNIVERSO.

“De mi experiencia, lo mejor es estar lejos del poder, y mientras más lejos del poder, mejor. Las personas piensan que si han conversado contigo muy agradablemente en un coctel y se han tomado unos tragos y al día siguiente sale una opinión ajena a lo que ellos pretenden, eres un traidor, eres un hipócrita”, dijo en una entrevista a la revista Diners, publicada en 1999.

Carlos Pérez Perasso. Foto: Archivo

En esa ocasión recordó un suceso de su juventud cuando fue testigo de cómo el presidente José María Velasco Ibarra, en una muestra de dificultad para entender a la prensa libre, inquiría a directivos de este Diario: ¿Por qué no me quiere EL UNIVERSO? Esto fue por los editoriales del incisivo periodista Alejandro Carrión o Juan sin Cielo.

Pérez Perasso, el último de los cuatro hijos de Ismael Pérez Castro, se graduó de Periodismo y Administración en la Universidad de Syracuse y se desempeñó como director de este Diario desde 1973 hasta su muerte en el 2002. Fue partidario de buscar un justo medio y de “publicar las verdades por más duras que sean”.

Este periodista visionario impulsó la modernización del Diario tanto en lo tecnológico como en diseño y contenidos. Se involucró en el desarrollo del periodismo nacional y fue presidente fundador de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep).

La nueva generación

Los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez pertenecen a la cuarta generación de una familia de periodistas, cuyos ideales se sustentan en el servicio a la comunidad y la patria, la lucha por la verdad y la independencia de pensamiento. Son bisnietos de Ismael Pérez Pazmiño, fundador de Diario EL UNIVERSO, e hijos y nietos de Carlos Pérez Perasso e Ismael Pérez Castro, respectivamente.

Carlos Pérez Barriga (1964) se integró al Diario en 1992. Presidió la Gerencia de Redacción y tras el deceso de su padre asumió, en el 2003, la dirección de este rotativo, el cual, sostiene, se mantendrá en su trabajo de informar con objetividad e independencia.

La capacitación constante del personal y la modernización técnica han sido sus derroteros, así como la edición de libros y revistas que el Diario entrega a sus lectores. Es ingeniero en Diseño Industrial y ha presidido la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep).

También en 1992 se sumó a este Diario el ingeniero César Pérez Barriga (1967), quien luego de ejercer la Gerencia Comercial asumió en el 2003 la subdirección de EL UNIVERSO. Torneos locales como el Interbarrial de Fútbol y los concursos Minigenios (escolar) y Supergenios (colegial) cuentan con su impulso.

Nicolás Pérez Lapentti (1970), quien es licenciado en Diseño Gráfico, se integró al Diario en el 2001 y desde el 2009 ejerce como subdirector de Nuevos Medios. Bajo su visión e iniciativa nacen Radio City y la web www.eluniverso.com. (I)