La denuncia verbal de dos miembros de una junta receptora del voto en la capital, quienes aseguraron que un militar rompió papeles y los desechó por el inodoro, que ellas presumían podía ser material electoral, fue aclarado este lunes en un comunicado de las Fuerzas Armadas.

Explican que inmediatamente de conocido el incidente realizaron la indagación correspondiente junto a delegados del Consejo Nacional Electoral y observadores internacionales. Además, al final de la jornada electoral, los miembros de las juntas receptoras del voto realizaron el escrutinio y se comprobó que no existían faltantes en el material electoral.

El incidente ocurrió la mañana del domingo en la Universidad Salesiana, al norte de Quito. (I)