Los moradores de los barrios La Delicia y Calderón se quejaron por los fuertes olores del ambiente que percibieron desde la tarde de ayer, 26 de marzo.

Las secretarías de Ambiente y Seguridad, el Cuerpo de Bomberos Quito y las administraciones zonales, ante la alerta ciudadana, intervinieron en los tramos del río Monjas, en los sectores de Pomasqui y Llano Grande.

En estos lugares se realizan mediciones de gases para determinar su nivel, pues el hedor percibido por la ciudadanía era causado aparentemente por sustancias químicas.

Publicidad

Clausuran local de cadena de supermercado tras hallar plagas en áreas de almacenamiento

Al día de hoy, 27 de marzo, las autoridades municipales no han reportado nada respecto a los contaminantes que están afectando al cauce del río y al ambiente en general.

El río Monjas se ubica en el norte de la ciudad de Quito. Tiene su comienzo en el interior de la quebrada El Colegio, en el sector de Ponceano, y se extiende a las parroquias de Pomasqui y San Antonio de Pichincha. (I)