Ariel quiere llegar a ser ciclista profesional, inspirado en Richard Carapaz, el ciclista ecuatoriano que ha conseguido un Giro de Italia y una medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Por eso, acudió este sábado al parque Bicentenario para competir con más niños de su edad.

“Siempre me gustó ciclear. Mi papá, cuando yo era pequeñito, me compró una bici; ahí salíamos a correr en el parque. Después ya salimos a la ciudad, y a veces le gano en las carreras”, expresó el niño de 8 años, que se preparaba para su carrera.

Niños desde 2 años, en bicicletas sin pedales, hasta jóvenes de 14 a 16 años se preparaban con sus indumentarias de ciclismo. Los familiares y entrenadores verificaban que las bicicletas estuvieran a punto para la competencia, que se llevó a cabo en el norte de Quito.

Quito tendrá más de 600 cierres viales por la carrera ciclística Giro d´Italia Ride Like a Pro Ecuador

El Giro d’Italia Ride Like a Pro, que se desarrolla en la capital, convocó a las familias, que hicieron sus arengas en cada pasada de los ciclistas. Por los parlantes se realizaba el llamado para la categoría correspondiente; ante eso, rápidamente se acercaban los competidores.

Publicidad

Richard Muñoz es el padre de Ariel. Al igual que su hijo, es apasionado por el ciclismo desde pequeño. Este domingo también competirá en la ruta de 90 kilómetros. Ellos se enteraron de este evento por los colectivos que organizan paseos en bicicleta; fueron invitados para acercarse y competir.

QUITO.- El Giro d'Italia Ride Like a Pro convocó a familias de Quito y otras ciudades que vieron a los menores compitiendo en el parque Bicentenario, en el norte de la capital. Richard Muñoz dando instrucciones finales a su hijo Ariel, de ocho años. Foto: Andrés Salazar

“Me parece una excelente iniciativa, porque, a más de promover el ciclismo, se aumenta el turismo, también para integrar a los deportistas con sus familias”, acotó Muñoz.

Gabriela Lara y Denis Rodríguez viajaron desde Tabacundo con sus dos hijos: Samuel tiene 10 años y Elian, 8 años. Su papá, exciclista, les contagió el gusto por este deporte, y desde pequeños se unieron a un club.

“Esto les mantiene con buen estado de salud y alejados de la computadora y los celulares”, acotó el padre de los dos niños.

Publicidad

Brayan Muñoz es entrenador del club Cero Límites, de Tabacundo. Él comentó que viajaron con doce niños, aunque el grupo pasa de los veinte integrantes. “En cada competencia, los papitos están acompañándoles a los niños; eso es lo más bonito de este deporte: compartir cada competencia en familia”, expresó.

Brayan también fue con sus dos hijos: Landry, de 3 años, y Said, de 8, quienes se preparaban para la competencia, rodeados de más familias y niños ciclistas.

La feria del Giro d’Italia ofreció zonas de implementos de ciclismo, gastronomía, promoción y alimentos. En pequeños grupos familiares, los visitantes recorrían las carpas y aprovechaban para distraerse en el fin de semana. (I)