El fotógrafo Lucho Mariño, de 42 años, falleció este miércoles 17, después de una larga lucha contra un cáncer que lo agobiaba desde 2020. La noticia se difundió a través de redes sociales por parte de conocidos, quienes lamentaron su partida.

Mariño vivía desde hace dos años sin estómago, debió extirpárselo a causa de un cáncer que lo atormentó hasta el final de sus días. El 23 de noviembre de 2020 fue sometido a una gastrectomía tras detectársele un tumor.

Desde ese año, el fotógrafo emprendió una lucha constante para mantenerse en pie. Vendió y rifó sus fotos por redes sociales para solventar los gastos de su enfermedad y para cubrir sus necesidades de subsistencia personal.

‘¿La lucha por la vida debe ser tan indigna?’: un hombre con cáncer vendió su herramienta de trabajo para hacerse unos exámenes médicos ‘que el Estado debía cubrir’ para una operación

Con la venta de sus fotos no solo cubría sus gastos, sino que aportaba para la causa que denominó ‘Lucho contra el cáncer’, que tenía como origen su nombre y con la que apoyaba a otras personas en su condición médica.

Publicidad

Sin embargo, pese a los esfuerzos, el gasto económico que conllevaba lidiar con el cáncer lo obligó a vender su principal instrumento de trabajo: su cámara.

El 15 de julio de este año compartió en redes sociales que había vendido el aparato. En su cuenta de Twitter escribió: “Acabo de vender mi herramienta de trabajo para poder juntar para un examen médico que el Estado debió proveerme y no lo hizo. ¿La lucha por la vida debe ser tan indigna? Si por milagro sobrevivo, luego cómo trabajaré? Debo seguir”.

Este miércoles 17, conocidos de Mariño escribieron sus notas de pesar en redes sociales y lamentaron la precaria situación que tuvo que atravesar Lucho en sus últimos días. (I)