Montecristi, MANABÍ

Una presunta falla en la bomba de engranaje del radar habría sido la causa de un estallido cerca de este sistema de monitoreo recientemente instalado en el cerro de Montecristi. El sonido fue escuchado por centenares de personas en la zona adyacente a las faldas de esta montaña.

Este radar entró en funcionamiento el pasado 27 de octubre y, según el Gobierno nacional, fue ubicado para controlar actividades ilegales ligadas al narcotráfico. Su alcance, según los responsables del funcionamiento de este equipo, es de 220 millas a la redonda.

El estruendo fue escuchado cerca de las 03:30 de este domingo por moradores de sectores como barrio San José, calles 1 de Mayo, Pichincha, 10 de Agosto, Rocafuerte, 9 de Julio, Eloy Alfaro, Jaramijó, entre otras.

Publicidad

En redes sociales varios montecristenses hacían consultas si habían escuchado lo que para muchos se trató de una explosión de la que no se tuvo eco en organismos de socorro de este cantón.

Radar de Montecristi tiene un alcance de 220 millas; se anuncia otro más en Manabí

Pablo Ramírez, comandante de la zona 4 de la Policía Nacional, indicó al portal de noticias Infórmate Manabí que al parecer se trató de una falla en la bomba de engranaje cercana al radar, y que por eso se movilizó esta mañana personal de Criminalística y del Grupo de Intervención y Rescate.

Incluso el helicóptero Aeropolicial de la Policía Nacional realizó un sobrevuelo esta mañana en la zona urbana de Montecristi.

Este Diario buscó la versión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana respecto a este incidente, pero no se obtuvo respuesta al momento.

Publicidad

El ministro de Defensa, Luis Hernández, señaló en entrevista con radio i99 que hay un daño en el radar.

La ubicación de este dispositivo llevó menos de tres meses, en los que incluso hubo reclamos de montecristenses que cuestionaron la ubicación del radar en una zona de asentamiento de flora y fauna, aclarando su mayoría que no se oponía a que se impulse este programa en contra de actividades ilícitas, pero que se lo hiciera en otro sector de Manabí.

Escoger la cima de esta montaña, de cerca de 600 metros sobre el nivel del mar, se logró gracias al trabajo con un software que definió este sector como el más indicado para colocar este radar español.

Luego de la definición del lugar, el siguiente paso fue conocer si el suelo iba a permitir el peso y volumen de los equipos por instalar, para luego obtener los permisos ambientales. (I)