La consternación se tomó la mañana y tarde de este lunes 17 de mayo en El Amarillal, en el sector de Javin, provincia del Cañar, por el fatal accidente de tránsito entre un tráiler y un bus de transporte interprovincial que provocó, hasta esta tarde, 27 heridos y 9 fallecidos. Las causas están por investigarse, pero según las autoridades, uno de ellos irrespetó las señales de tránsito.

Ocho personas murieron de contado en el lugar del accidente y una en el hospital básico Darío Machuca, adonde fueron llevados inicialmente, según contó Waldo Ortega, director de Salud de La Troncal. Luego, por la gravedad de las heridas, seis fueron trasladados por sus familiares a los hospitales Luis Vernaza de Guayaquil y centros privados de Cuenca. Dos de los seis que fueron llevados a las dos ciudades presentaron traumas de cráneo, tórax, abdominal y otros en diferentes partes del cuerpo, por lo que su cuadro “es crítico”. El resto será dado de alta en los próximos días.

En tanto que los fallecidos fueron trasladados a la morgue local y luego de practicarles la necropsia de ley podrán ser llevados a sus lugares de origen para darles sepultura. Según comentó Ortega, había gente de La Troncal, Guayaquil, Milagro y Cuenca.

Álex Romero, comandante de la Policía de La Troncal, cuenta que sirve en ese lugar desde hace dos años y es la primera vez que observó un choque de esta magnitud. Las causas están por determinar los peritos de tránsito, pero afirmó que el percance se dio en una curva que está totalmente señalizada, con doble línea amarilla en la carretera, lo que significa que ahí no se podía rebasar. En una fotografía tomada desde la parte posterior de los vehículos impactados se nota que el tráiler tiene la cabina girada hacia la parte izquierda del bus. La primera quedó totalmente destrozada y el conductor no sobrevivió.

Publicidad

“El tráiler bajaba desde Cañar hacia La Troncal y la Cooperativa San Luis iba desde la Costa hacia Cañar, en una curva se verifica el accidente”, refirió.

Por coincidencia, el prefecto del Cañar, Byron Pacheco, estuvo en el lugar de los hechos y se paró para ayudar a sacar a los heridos, cuyos rostros estaban ensangrentados y golpeados. Minutos después comentó que la tarea fue complicada y la escena le generó impotencia y desesperación porque no podía hacer nada más para ayudarlos.

Con la adrenalina parqueó su auto junto a una ventana del bus y se armó un plan de ayuda. Rompieron el vidrio, ingresaron dos personas para ayudar a los sobrevivientes, sacarlos y acostarlos sobre la acera en una especie de cadena humana.

Arco de Darwin, en Galápagos, colapsó esta mañana por erosión natural

El momento era tan trágico que había cuerpos apilados unos sobre otros, unos estaban vivos y otros habían fallecido, los asientos se destrozaron y los cadáveres se regaron, según refirió. Aunque destaca la atención oportuna de los médicos en el hospital de La Troncal, cuestionó que de las tres ambulancias que llegaron al sitio solo una funcionaba adecuadamente.

Los pacientes que llegaron al hospital tenían entre 13 y 77 años de edad, según consta en el listado proporcionado, y al ser un lugar de atención básica, el área de Emergencia se saturó inmediatamente por lo que tuvieron que declarar el Código. Eso para gestionar el traslado a otros lugares más especializados y habilitar la consulta externa, los pasillos, sacar las camas y camillas de hospitalización. Llamaron a unos 30 médicos y enfermeras de las unidades más cercanas para intentar salvar a los que más podían.

Los familiares que llegaron al lugar estaban conmocionados por lo que evitaron dar declaraciones a la prensa. (I)