Con un llamado a la unidad nacional llegó este domingo, 22 de mayo, a la Cima de la Libertad, la cabalgata bicentenaria del Ejército, después de 17 días de un recorrido que se inició en las ciudades de Guayaquil y Cuenca y concluyó en Quito.

Fueron 280 jinetes de la columna de caballería militar, delegados militares de países amigos, tropas militares de infantería y de la caballería de la Policía Nacional que se juntaron para la cabalgata que recreó el mismo recorrido que se realizó hace 200 años para la batalla del Pichincha.

La cabalgata salió el 5 de mayo desde el Hemiciclo a Bolívar y San Martín (Guayaquil) y el 7 de mayo del parque Abdón Calderón (Cuenca). Las dos caballerías se juntaron en Riobamba, en el parque Maldonado. Siguieron su ruta parando en Mocha (Chimborazo), Ambato (Tungurahua), Salcedo, Latacunga, Pucará, Rumipamba (Cotopaxi), Sangolquí, Chillogallo (Pichincha) y el 22 de mayo, a las 15:00, cerraron su recorrido en la Cima de la Libertad con una ceremonia militar.

24 de Mayo de 1822, con perpetua evocación

Publicidad

El recorrido sumó 590 kilómetros y a él también se unieron jinetes de grupos montuvios de la Costa, chazos de la Sierra sur y chagras de la Sierra central.

”Así como en el Pichincha, hace 200 años, el país necesitaba unirse y nos despojamos de todas las posiciones personales y nos marcamos un solo objetivo que en ese entonces era la libertad, hoy nuestro objetivo es la seguridad y la paz. Por ello, como Ejército ecuatoriano convocamos a una gran unidad nacional y a echar abajo intereses personales para poder sembrar la paz y la seguridad en el país”, dijo el comandante general del Ejército, Gustavo Acosta Acosta, quien fue posesionado el pasado 16 de mayo en remplazo del general Luis Enrique Burbano.

Una cabalgata de soldados ecuatorianos llega a la ciudad de Sangolquí tras un largo viaje desde la ciudad de Guayaquil, muchos de ellos vestidos con los uniformes que usaron los patriotas durante el proceso de la independencia colonial. El recorrido cumplió el sábado su penúltima jornada antes de llegar, el domingo 22 de mayo, a la Cima de la Libertad, en el oeste de Quito, donde se libró la batalla de Pichincha de 1822. EFE/José Jácome Foto: Jose Jacome

La unidad nacional es viable, pero “debemos entender que el tema de la seguridad no es particular de la fuerza militar; y para lograrlo, debe sumarse un conjunto de acciones para que asumiendo responsabilidades en todas las instituciones del Estado y la sociedad civil podamos alcanzar la ansiada seguridad. Este es un esfuerzo de todos”, manifestó.

17 colegios de Guayaquil participarán en desfile para recordar el 24 de mayo; esta es la agenda para estos días

Publicidad

Añadió que hoy las Fuerzas Armadas cumplen con su misión constitucional con el país. Pero también “combatimos los problemas de la corrupción, que es uno de los generadores de la inseguridad. Los principios para combatir este flagelo se siembran en la familia, donde nuestros padres nos enseñaron la honradez, esto no ha cambiado, sigue siendo inmutable”.

Como último acto de las actividades por el bicentenario de la batalla de Pichincha, el comandante de la cabalgata bicentenaria entregará al presidente Guillermo Lasso una réplica de la espada libertadora de Antonio José de Sucre y una proclama firmada por los alcaldes de las ciudades recorridas en el periplo de 17 días, que “es el compromiso de proyectarnos a un país mejor, pero bajo la unidad”, afirmó Acosta. Parte de la proclama señala: “(...) nos comprometemos en fortalecer el espíritu de unión de la República del Ecuador en la búsqueda de la convivencia pacífica y progreso de los pueblos, el fortalecimiento de la identidad y la unidad nacional, por lo que ellos lucharon heroicamente hasta ofrendar sus vidas... proclamamos el compromiso de fortalecer la construcción de una sociedad que respete en todas sus dimensiones la dignidad de la persona, la paz, la solidaridad, el trabajo y la integración que nos otorgue el orgullo de ser ecuatorianos libres”.rasta proclama será depositada en una urna en la Cima de la Libertad este 24 de mayo como un compromiso del Ejército con la ciudadanía ecuatoriana. (I)