Portoviejo-Cuenca-Ambato

Más de 165.000 estudiantes de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas de entre 12 y 15 años se estima vacunar contra el COVID-19, como parte del proceso que se inició este lunes a nivel nacional.

Los primeros en ser inoculados con Pfizer en ambas provincias fueron los estudiantes que ya volvieron a clases en forma semipresencial, principalmente en la zona rural, aunque en el área urbana algunos establecimientos también volvieron y fueron las unidades educativas privadas.

En Manabí en esta semana se prevé vacunar a 4.065 estudiantes de las primeras 72 entidades educativas que ya regresaron a las clases semipresenciales.

Publicidad

En total en Manabí los estudiantes que serán inmunizados son 122.465 y en Santo Domingo de los Tsáchilas 42.615.

En lo concerniente al distrito de educación de Manta, que agrupa a este cantón al igual que Montecristi y Jaramijó, desde este lunes comenzó la inmunización en tres establecimientos educativos. Se trata de las unidades privadas José Salazar Mero, Julio Pierregrose y Talentos, mientras que este martes se vacunarán los estudiantes de las unidades educativas Israel y Leonardo da Vinci.

MANTA, Manabí. En la Unidad Educativa Julio Pierregrosse se aplicó vacunas a estudiantes de 12 a 15 años, la mañana de este lunes 13. Foto: Cortesía

Los estudiantes de otras siete entidades educativas seguirán desde el miércoles y hasta el viernes vacunándose en este distrito educativo.

Pese a los comunicados de que los estudiantes de 12 a 15 años serán vacunados en cada uno de sus planteles, algunos padres llevaron a sus hijos a los centros de salud de Manabí para que sean inmunizados, pero al llegar a esos lugares se les explicó que las vacunas para este grupo serán en cada establecimiento educativo, bajo la respectiva convocatoria.

En un comunicado de la coordinación zonal 4 de Educación se indicó que “los establecimientos educativos que no tienen actividades presenciales serán convocados en las siguientes semanas”.

También se informó que podrán asistir los estudiantes de 16 a 17 años que aún no hayan sido inmunizados.

Publicidad

En Azuay se apunta a vacunar a casi 100.000 estudiantes

Con una meta de inmunizar a 98.000 estudiantes secundarios en seis semanas, este lunes empezó en Azuay la vacunación contra el COVID-19 para los jóvenes de entre 12 y 15 años.

Según las autoridades, este proceso no es obligatorio ni será un requisito para regresar a las aulas. Hasta el momento 436 unidades educativas de la provincia tienen aprobado su plan de bioseguridad para las clases semipresenciales.

En esta primera fase de la vacunación estudiantil se habilitaron dos vacunatorios. Para la zona norte la Universidad Politécnica Salesiana y para la sur el Coliseo Mayor de Deportes Jefferson Pérez.

A este último llegaron cientos de jóvenes para recibir su primera dosis de Pfizer, la mayoría de chicos fueron citados previamente desde su unidad educativa, pero otros arribaron por su cuenta, pero no fueron atendidos por respeto al cronograma establecido entre los ministerios de Educación y Salud.

Adrián Gaona, de 14 años, llegó entusiasmado a vacunarse porque eso, dijo, le da más garantías para regresar a clases presenciales.

Mientras que Freddy Balla, estudiante de 12 años, dijo sentirse cómodo por tener clases virtuales por el miedo que confesó tenerle al coronavirus, y fue justamente esto lo que le llevó a inmunizarse.

Comentó que ya están vacunados todos: sus abuelos, papás, tíos y primos, lo que le tiene con cierta tranquilidad.

Según la coordinadora zonal 6 del Ministerio de Educación, Johanna Abad, la vacunación juvenil no es obligatoria ni tampoco será un requisito para que regresen a clases presenciales.

Su expectativa es inmunizar entre 800 y 1.000 personas al día y con esto completar a todos los actores de la comunidad educativa, pues hasta el momento se han beneficiado alrededor de 18.000 profesores, lo que significa el 95 %, el 5 % restante aún está indeciso.

Para las zonas rurales Abad dijo que los docentes deben acercarse a los puntos de vacunación asignados, no habrá brigadas de casa en casa.

Inconvenientes entre rezagados en centros de salud en Ambato

A pesar de que el director del distrito de Salud Ambato, René Sanmartín, aseguró que desde este lunes se comenzaría a vacunar contra el COVID-19, en los centros de salud hubo gente que llegó al número 1, en el barrio Ingahúrco, y se mostró molesta porque allí le dijeron que no se estaba inmunizando, pues no tenían las dosis, y que debían regresar otro día.

“La primera dosis me pusieron en el Centro de Exposiciones y por la segunda me fui a la Unidad Educativa Ambato, ahí me dijeron que no están vacunando, que me venga al centro de salud 1, pero aquí no saben nada, si será aquí o en otra parte en donde vayan a vacunar. Faltó información para saber en dónde mismo nos tocará inocularnos”, lamentó Salvador Ojeda.

Lo mismo contó Katherine Paucar, a quien al llegar al centro de salud le dijeron que aún no tienen las dosis y que regrese este martes. “Mientras tanto nos tienen de un lugar para otro, no se informa bien a la ciudadanía”, se quejó.

Bolívar Morejón comentó que en marzo se contagió del COVID-19, que le dijeron que tiene que esperar de tres a cuatro meses para vacunarse. Señaló que por esa razón se acercó al centro de salud número 1 para recibir la primera dosis, pero que le manifestaron que aún no tienen las vacunas.

En tanto que José De la Cruz señaló que en el centro de salud de Pasa le dijeron que debía ir a buscar la vacuna en Ambato. Él contó que recorrió en vano varios lugares y no logró ser inoculado.

El director distrital de Salud mencionó que la mañana del lunes conversó con el personal del centro 1 y que sabían que debían aplicar allí las vacunas, pero que si había una falencia, esta se iba a corregir de manera inmediata.

Además, manifestó que con el fin de evitar que la gente se aglomere en los centros de salud en Ambato se mantendrán tres puntos de vacunación, que son el Centro Cultural de la Universidad Técnica de Ambato, Polideportivo Iván Vallejo y la Unidad Educativa Tirso de Molina. (I)