Tulcán

El dólar superó la barrera de los 4.000 pesos colombianos, cotizándose el domingo 8 de mayo la tasa de cambio oficial en 4.049 pesos. El incremento favorece relativamente a los compradores ecuatorianos que arriban los sábados, domingos y feriados a Ipiales y Pasto.

Durante el feriado del fin de semana fue evidente la presencia masiva de connacionales provenientes de varias provincias del país en las ciudades de Ipiales y Pasto, aprovechando las bondades del diferencial cambiario.

El sábado y domingo, la vía Tulcán-Rumichaca estuvo congestionada, especialmente en la mañana, cuando centenares de autos pugnaban por ingresar al vecino país por el puente internacional de Rumichaca; en la tarde y noche también, cuando retornaban.

Publicidad

En Ipiales, los propietarios de los locales comerciales sostienen que el incremento del valor de la moneda estadounidense los favorece, porque cautiva a más clientes del Ecuador por las ventajas del cambio de moneda.

Dos puentes fronterizos de Tufiño y El Carmelo, en Carchi, serán reabiertos este jueves con horarios diferenciados

Sin embargo, advierten que el alto precio del dólar afectará los costos de producción, porque los valores de las materias primas que son importadas se pagan con moneda norteamericana, lo que encarece el precio de los productos.

Gustavo Mejía, gerente del centro comercial Gran Plaza, una de las cadenas más grandes que operan en el suroccidente colombiano, confirmó que los precios sufrirán un incremento, ya que los insumos son comprados en dólares en el extranjero.

Para David Chalapud, consultor de la Cámara de Comercio de Ipiales y docente universitario, no todos los bienes se encarecerán, porque Colombia ya está produciendo una gran parte de las materias primas.

Publicidad

Reconoce sí que, en caso de que algunas mercaderías utilicen componentes extranjeros, el flujo deberá asumirlo el consumidor final; sin embargo, cree que recién después de junio de este año podrían sentirse los efectos.

Para Jeimy Termal, directora de la Cámara de Comercio de Ipiales, el alto precio del dólar anima a los más de ocho mil locales comerciales de esa ciudad, generando grandes expectativas, por lo que se están preparando para recibir a este segmento de consumidores (ecuatorianos).

Tras la apertura del puente internacional de Rumichaca, la frecuencia de los ecuatorianos creció en ese mercado, permitiendo capturar a muchos clientes que se perdieron durante los altos picos de la pandemia. Los fines de semana el tráfico de la clientela ecuatoriana se duplica frente a los que arriban entre lunes y viernes.

Expectativa de reactivación económica en la frontera sur de Ecuador tras reapertura del puente internacional Macará

Se estima que visitaba el centro comercial Gran Plaza un promedio diario de nueve mil personas, entre sábado y domingo, habiendo crecido este número el último fin de semana.

Publicidad

Los comerciantes ipialeños presagian que la dinámica cambiará con la devaluación del peso colombiano, por el aumento de las visitas de los consumidores de Ecuador, siendo la tendencia un crecimiento de ventas, especialmente si la moneda norteamericana mantiene un techo entre los 3.900 y 4.000 pesos por unidad.

Centenares de vehículos de placas ecuatorianas cruzaron el puente internacional de Rumichaca durante el feriado pasado para dirigirse a las fronterizas ciudades de Ipiales y Pasto (Colombia). Ricardo Cabezas Foto: El Universo

El dólar se encarece en Colombia, disparándose frente al peso: la tasa de cambio alcanzó el pasado martes los 4.030 pesos colombianos. No es la primera vez que el país vecino vive este nivel de volatilidad cambiaria.

No obstante, más de ocho mil negocios de Ipiales preparan promociones y descuentos para cautivar a los compradores ecuatorianos, que desde el pasado fin de semana se toman esta ciudad aprovechando el diferencial cambiario.

Se estima que más de 20.000 ecuatorianos arribaron durante el feriado por el 1 de Mayo, en automotores particulares o en buses, congestionando la vía Tulcán-Rumichaca, cautivados por lo atractivo del mercado colombiano.

Publicidad

Patricio Silva, consultor económico de la frontera, estimó que es motivante el alto valor del dólar para el comercio del suroccidente colombiano, pero precisa que la apertura del puente internacional de Rumichaca no fue favorable para el sector comercial de Colombia como esperaban, no siendo el flujo de personas y volúmenes de ventas los mismos de hace dos años.

Una de las razones, según Silva, es que los negocios de Ipiales elevaron los precios de los productos, volviéndolos no atractivos para el consumidor del Ecuador. Ahora —advierte— echarán mano de la devaluación de la moneda de ese país para que los costos cautiven a los públicos locales.

Para Silva, apostarle al polo de desarrollo es una de las alternativas para que Tulcán se vuelva competitiva, ya que permitirá invertir a industriales y empresarios nacionales y extranjeros, aprovechando las bondades tributarias y otros beneficios.

Entre tanto, las cadenas de almacenes vecinas ya piensan en ampliar sus instalaciones y ofertar más servicios para que los ecuatorianos no salgan de estos lugares y consuman allí. Para ello, crearán farmacias, abrirán peluquerías, ofertarán más marcas, entre otras acciones.

Los compradores ecuatorianos llegan en mayor número a comercios de Ipiales aprovechando el diferencial cambiario. FOTO: Ricardo Cabezas Foto: El Universo

Algunas razones que provocan la devaluación del peso

Chalapud, economista de profesión, explicó que el actual precio del dólar es bastante atractivo en cuanto a satisfacción de necesidades para los compradores ecuatorianos, que aprovechan la diferencia del cambio de moneda.

Este experto ipialeño señaló que las extremas devaluaciones de la moneda colombiana, sumadas al precio actual del petróleo y la guerra entre Ucrania y Rusia, han desvalorizado al peso colombiano, fenómeno que es aprovechado por los clientes ecuatorianos.

Los últimos estudios determinan que los productos de la canasta familiar son los más favorables para los clientes del Ecuador, indicó David Goyes, quien indica que el próximo mes la Cámara de Comercio de Ipiales tendrá cifras sobre el impacto que genera la devaluación en esa ciudad.

Mencionó además que los denominados “días sin IVA” en Colombia, que disminuyen en un 19 % el valor de los electrodomésticos y artículos suntuarios, maximizan las compras y atraen más a los ecuatorianos.

Por esta iniciativa, el Estado colombiano deja de percibir 2,5 billones de pesos, siendo el propósito fundamental reactivar la economía colombiana y aumentar las ventas, lo que favorece también a los ecuatorianos.

La investigación de este semanario determina también que los connacionales estarían trasladándose nuevamente hasta las ciudades de Pasto y Cali, donde existirían precios más seductores que en Ipiales, a través de tours de compras y turismo.

Los productos colombianos que más consumen los ecuatorianos son calzado, vestuario, telefonía celular, equipos informáticos, televisores, comestibles, confites, papel higiénico, licores, entre otros. (I)