El desbordamiento de dos acequias en el sector de Chiriyacu, en San Miguel de Urcuquí, provincia de Imbabura, afectó la estructura de cuatro viviendas, fragmentó paredes y provocó lesiones leves a dos personas.

El hecho se reportó tras una fuerte y prolongada precipitación que rebosó los cauces de los canales, arrastrando gran cantidad de lodo y piedras que ocasionaron el desplome de parte de la infraestructura de estas viviendas de construcción mixta (tapial y teja), cerca de las 23:00 del lunes último.

Varios enseres de las viviendas como camas, electrodomésticos, muebles de cocina y prendas de uso personal resultaron averiados y destruidos, informó el Cuerpo de Bomberos de Urcuquí, que junto con técnicos municipales de Gestión de Riesgos y agentes de Control Municipal atendieron la emergencia.

Las cuatro familias fueron evacuadas y reubicadas en viviendas vecinas donde pernoctan hasta que sean rehabilitadas sus moradas. Gestión de Riesgos efectuó este martes una valoración de los daños y anunció que brindará ayuda humanitaria a los damnificados.

Personal del Ministerio de Transporte y Obras Públicas despejó la vía Panamericana E 10, a la altura de Cachaco, en el trayecto Salinas-Lita, donde un deslizamiento de tierra mantenía obstruida la calzada.

La fuerte ola invernal pasa factura a la malla vial de Imbabura. El prefecto Pablo Jurado informó que los torrenciales aguaceros han ocasionado desbordamiento de canales, derrumbes, deslizamientos, hundimientos, afectación de la mesa de carreteras e inundación de cultivos.

“Estamos activados con todo el personal y maquinaria pesada con varios frentes para atender a los sectores que piden ayuda y brindar soluciones a los problemas existentes”, dijo Jurado. (I)