Una flota fluvial integrada por cuatro embarcaciones de fabricación israelí entraron en operaciones en la Capitanía de Puerto de General Farfán, en el cantón Lago Agrio, provincia de Sucumbíos.

Las modernas lanchas tácticas están equipadas con tecnología de punta, un sistema de comunicaciones, infraestructura y elementos de seguridad que les permiten navegar y realizar operaciones fluviales incluso en horario nocturno.

“Este sistema de comunicaciones coadyuvará a la respuesta oportuna de las fuerzas de reacción inmediata para apoyar a los diferentes contingentes y a las operaciones militares ejecutadas a lo largo del límite político internacional”, dijo el teniente coronel Diego Galindo, comandante del Batallón de Selva No. 56 Tungurahua.

Con el lema “siempre agresivos”, un contingente militar integrado por marinos de la Capitanía de Puerto General Farfán y del Batallón de Selva 56 Tunguarahua inició los operativos fluviales en el río San Miguel, límite fronterizo entre Ecuador y Colombia.

Publicidad

Esta zona fronteriza de Sucumbíos limita con el departamento de Putumayo, Colombia, donde operan grupos armados al margen de la ley que se movilizan en el río San Miguel con el fin de abastecerse de combustible, químicos y demás insumos para el procesamiento y transporte de cocaína.

“Junto a este contingente de bravos marinos de la Armada Nacional, a partir del día de hoy (domingo 28) partiremos comprometidos a cumplir con nuestra sagrada misión para la defensa de la soberanía e integridad territorial”, dijo Galindo.

En la Capitanía de Puerto de General Farfán existían embarcaciones que tenían menor tecnología y seguridades para las operaciones fluviales en la zona fronteriza, y además ya habían cumplido su vida útil. (I)