Tulcán

Los dólares americanos falsos ahora no solo ingresan desde Colombia hacia Ecuador sino que también van de territorio nacional al vecino país.

En las recientes horas, la Fiscalía de Colombia imputó a Luis Enrique G., de nacionalidad colombiana, por el delito de tráfico de dinero falso.

El juez Tercero Penal de Ipiales con control de garantías dispuso la medida de aseguramiento consistente en detención preventiva en el lugar de residencia del procesado.

Publicidad

El pasado sábado 16 de abril, en el puente internacional de Rumichaca, en el lado colombiano (Ipiales), el ciudadano fue aprehendido con dos millones de dólares adulterados.

Según la Fiscalía del vecino país, un ciudadano habría acudido a la institución a informar sobre las actividades de un hombre, conocido como Enrique, quien presuntamente trasladaba un lote de dólares falsos fabricados en una imprenta de Tulcán, en Ecuador.

El informante entregó a la Policía colombiana detalles del microbús de servicio público en el que se transportaba el acusado.

Agentes de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin) y de la Policía Antinarcóticos establecieron un retén móvil, en el viaducto binacional. Cuando el automotor llegó al sitio, los uniformados le indicaron que pare y solicitaron una requisa en la bodega de equipajes.

Publicidad

Durante la diligencia, Luis Enrique G. presentó su cédula de ciudadanía y autorizó la revisión de una caja de color amarillo con rojo marcada con un sobre en el que estaba escrito el nombre de una imprenta ecuatoriana.

Los agentes hallaron 20 paquetes envueltos en una película de polietileno dentro de los cuales había 10 fajos con billetes de 100 dólares que sumaron $ 2 millones.

Los investigadores de la Dijin verificaron las características físicas de los billetes encontrando que no poseían la banda de seguridad de color rosado que acompaña a los auténticos de $ 100, ni el año en que fueron emitidos por la Reserva Federal de Estados Unidos.

El sospechoso fue aprehendido por no facilitar información sobre la posesión de los dólares falsos, ni detalles de su destino final. Con las evidencias, luego de la lectura de sus derechos, los agentes lo llevaron a la Fiscalía de Ipiales. (I)