Manta, MANABÍ

El buque Azart, de origen holandés y con más de cien años de historia, ya acoderó en la playa de San Mateo, en el cantón Manta.

En ese puerto manabita permanecerá por al menos unos 25 años, lapso que el municipio de este cantón le concedió con un terreno en comodato para que se establezca.

Tras 32 años de permanecer capitaneado por el actor y literato August Dirks, este decidió donarlo después de realizar eventos culturales en más de 200 ciudades de tres continentes. Luego de la presentación de varias propuestas, la corporación cultural Humor y Vida fue escogida para recibir en donación esta embarcación, que se convertirá en el primer buque y centro cultural en Ecuador.

Publicidad

Diana Cansino, una de las representantes de la corporación Humor y Vida, señaló que la generosidad del capitán Dirks permitió que las actividades culturales se queden por un buen tiempo en San Mateo, una población de cerca de 7.000 habitantes.

“Es un barco de 106 años de historia, que estuvo en la Segunda Guerra Mundial incautado por los alemanes, pero que luego el Gobierno holandés lo recuperó, y hace 32 años lo compró el capitán (August Dirsk) para hacerlo su teatro marino”, declaró Cansino.

Una teletón virtual para tener el primer Barco Teatro del país

Si bien el barco ya está en costas manabitas, aún se debe hacer algunas mejoras. Una de ellas es que en esa población mantense no hay alcantarillado, por tanto, se debe emplear la habilitación de un biodigestor, pintar la nave y hacerle otras adecuaciones.

Cansino consideró que una primera fase de habilitación del barco para presentaciones artísticas sería entre enero y marzo del 2022, una fecha tentativa para que siga navegando entre el arte y la cultura, pero ahora en tierra firme.

“Es un barco que de alguna manera va a potenciar también que un grupo como nosotros tenga una sede para hacer teatro, que normalmente lo que carecemos muchos artistas en este país es de espacios para poder generar la circulación de nuestros espectáculos, y compartir con el gremio, también formará parte de la industria cultural”, prosiguió Cansino.

Para el proceso de pintada del barco y otras mejoras se requieren recursos, por ello a través de la página web de la corporación cultural, https://www.corporacionhumoryvida.com, las personas o empresas pueden hacer donaciones.

Además se harán intercambios estudiantiles, con presentaciones que también ayudarán a solventar los costos de mantenimiento de una embarcación que tendrá, por ejemplo, un escenario para 200 personas, un microteatro para 40 personas y una plataforma para conciertos.

Agustín Intriago, alcalde de Manta, indicó que lo que recibe esta ciudad es un hito histórico dentro del área de la cultura y el arte y agradeció el gesto del capitán holandés.

“Desde Manta agradecemos infinitamente a él y a la fundación Humor y Vida que este buque se quede aquí. Lo recibimos con cariño y compromiso de continuar el legado artístico y cultural de su eterno capitán que ahora empezará en San Mateo”, declaró Intriago. (I)