Incorporar un helicóptero ambulancia para la atención prehospitalaria en Santo Domingo es la intención del Municipio de este cantón, que ya inició conversaciones con un directivo de la empresa que proveerá ese servicio a través de una alianza público-privada.

La empresa en cuestión es Aeromaster Airways S. A., de propiedad del argentino Roberto Damone, quien ya comenzó a dialogar con Wilson Erazo, alcalde de Santo Domingo, para delinear la propuesta y conocer mediante un estudio los costos que tendría la operación de un helicóptero ambulancia en la capital de la provincia tsáchila.

“Es un helicóptero italiano que ha sido diseñado exclusivamente para búsqueda y rescate en altura, como en Suiza… Tiene dos motores y bajo condiciones instrumentales puede volar a Quito. Simplemente debemos coordinar con la Dirección General de Aviación Civil para sacar una ruta”, señaló Damone sobre la consulta de operar en un territorio como el de Santo Domingo, que tiene un clima invernal y con tendencia a bajas temperaturas.

Hugo Parra, jefe del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo, señaló que en esta ciudad al momento hay una escasez de ambulancias para atender emergencias en sectores bastante alejados del centro urbano. Solo en los últimos 30 días se atendieron 162 emergencias y ante ello se buscó una solución para atender el pedido de atención urgente en los diversos puntos de un cantón de más de medio millón de habitantes.

El alcalde Erazo destacó la importancia del servicio aéreo de ambulancia, que no tendrá costo para los habitantes de Santo Domingo, y puso como ejemplo que atender emergencias en parroquias como Santa María del Toachi significaría una demora de más de dos horas por vía terrestre, lo que supone un riesgo para la vida de quien necesite una atención urgente.

La propuesta incluye construir un helipuerto en cada una de las siete parroquias, tanto urbanas como rurales, que tiene Santo Domingo. “Vamos a hacer una mancomunidad con los alcaldes de El Carmen, La Concordia, Puerto Quito, Pedro Vicente Maldonado, y si se incorporan Quinindé y Buena Fe podríamos ir abaratando costos”, declaró Erazo.

El financiamiento para este servicio tendrá como base una ordenanza de seguridad ciudadana que cada año, a través de los predios urbanos, cobra $ 6 a los propietarios de inmuebles del cantón. La intención, según Erazo, es que a través de una reforma esa contribución anual de los ciudadanos se incremente a $ 12 por una sola vez.

Ese aporte también permitiría mejorar el equipamiento en lo concerniente a seguridad ciudadana, adquiriendo drones, camionetas, motocicletas y todo lo que permita mejorar la atención contra problemas de inseguridad en Santo Domingo. (I)