Aguarico, Orellana

En el cantón Aguarico, provincia de Orellana, se pueden encontrar lugares maravillosos para disfrutar de los encantos y aventuras que guarda la selva amazónica en esta parte del Ecuador megadiverso.

Hasta el cantón se llega en canoa por el río Napo, luego de un viaje de cerca de cinco horas desde El Coca. El valor del pasaje por persona es de $ 32,70, algo que se logró bajar, porque las empresas de transporte lo habían subido a $ 40, lo que se cobró por algunos días entre junio y julio.

Uno de los lugares por visitar es el centro de turismo comunitario Yaku Warmy (’mujer del agua’), que tuvo su origen hace aproximadamente quince años, según recuerda Augusto Coquinche, gerente del proyecto. Se dio a pesar de la incredulidad de algunos miembros de la comunidad Martinica, que es la que está a cargo del lugar, porque decían que era preferible trabajar en una empresa petrolera antes que vivir de las actividades turísticas.

Publicidad

AGUARICO, Orellana. Un amanecer diferente ofrece el centro turístico comunitario Yaku Warmy, en la selva ecuatoriana. FOTO Wilson Pinto. Foto: El Universo

Pero agregó que, por la experiencia de haber trabajado en el flotel Orellana, estuvo convencido de que el turismo es bueno y se comenzó con el proyecto, aunque advierte que por la pandemia del COVID-19 la situación se ha vuelto difícil por más de un año.

Comentó que antes había más turistas extranjeros, pero que en la actualidad se comenzó a reactivar con visitantes en su mayor parte nacionales, aunque confía en que poco a poco lleguen de otros países atraídos por uno de los atractivos: el avistamiento e incluso la posibilidad de disfrutar junto a los delfines rosados que se encuentran en la bocanada del río Cocayo con la confluencia del Aguarico.

AGUARICO, Orellana. Días de descanso y de contacto con la naturaleza amazónica ofrece este lugar de Aguarico. Una de las opciones es visitar el centro comunitario Sacha Ñampi. FOTO: Wilson Pinto. Foto: El Universo

Con satisfacción dice que el centro de turismo comunitario es el comienzo y el fin de la reserva faunística Cuyabeno, muy cerca de la frontera con el Perú, ante lo cual advierte que lo más sano que se puede disfrutar y tener es el turismo, que se le quiere dar mayor impulso al argumentar que en poco tiempo las petroleras en la zona se terminarán.

Señaló que el área de la comunidad Martinica es de 10.720 hectáreas, que 5.200 están en lo que es sociobosque, 3.000 para el área de turismo y el resto destinado al sustento de las familias con el cultivo de arroz, plátano, yuca, maíz; pero que por el aumento de caudal del río Napo hay ocasiones en que son afectadas.

Contó que la comunidad tiene 74 socios jurídicos, y en total, 184 habitantes, quienes son parte del centro de turismo comunitario y que se benefician con los recursos económicos que dejan los turistas en programas de salud, educación, atención a adultos mayores.

Turistas

Publicidad

Victoria Torres y Christian Guerrero son parte de un grupo de turistas de los Estados Unidos que disfrutaron de los bailes tradicionales de la Amazonía y de la limpia de las malas energías que realizó el chamán Luis Yumbo.

Manifestaron que durante su estancia en el país disfrutaron de las maravillas de las islas Galápagos y de lo que les ofrecía la selva ecuatoriana, al advertir que todo les pareció encantador y digno de visitar nuevamente.

En tanto que Coquinche explicó que, efectivamente, para mejorar la atención a los turistas tiene el apoyo de técnicos de instituciones como el Municipio de Aguarico, que los capacitan en diversos temas. Explica que, al igual que Martinica, otras comunidades están empeñadas en impulsar proyectos similares, porque se dan cuenta de que los recursos económicos quedan para beneficio de los habitantes de la zona.

AGUARICO, Orellana. El turista que llega al centro comunitario Yaku Warmy podrá apreciar a los delfines rosados que suelen aparecer más donde se unen los ríos Cocaya y Aguarico. FOTO Wilson Pinto. Foto: El Universo

Yaku Warmy cuenta con tres cabañas que tienen capacidad para recibir a diecinueve turistas, además de un comedor y un lugar en donde se pueden apreciar las artesanías del sector; también brinda la guía de los nativos para adentrarse a la selva ecuatoriana, en donde se puede apreciar la diversidad de fauna y flora.

Señaló que uno de los problemas que tienen es el alto costo del combustible para las canoas, que es el único transporte al sector: gastan más de $ 1.000 en una embarcación que tiene la comunidad solo en ir hacia El Coca, por lo que pide algún subsidio para abaratar los precios.

AGUARICO, Orellana. Apreciar y pasear por los ríos amazónicos es otra de las alternativas. FOTO: Wilson Pinto. Foto: El Universo

Coquinche aseguró que en el sector ha habido pocos casos de contagiados por el COVID-19 y que se han curado con las plantas nativas de la zona. En su caso, dijo, no tuvo complicaciones y nadie más de su familia se contagió.

Sacha Ñampi

AGUARICO, Orellana. La selva en todo su esplendor. El ceibo más grande de la Amazonía y otra variedad de árboles observan también los turistas. FOTO: Wilson Pinto. Foto: El Universo

Otro de los lugares que se pueden visitar en el cantón Aguarico es el centro Sacha Ñampi (’sendero en el bosque’). Fernando Alvarado comentó que en el lugar se hace senderismo hasta llegar al ceibo, que es el árbol más gigante de la Amazonía, así como la visita al jardín botánico, en donde se conoce de las bondades medicinales que tienen las plantas del oriente ecuatoriano; además se pueden degustar los platos tradicionales de la zona.

Aseguró que para la comodidad de los turistas existen cuatro cabañas, pero que además desde ahí se pueden desplazar hasta el parque nacional Yasuní. Que en el trayecto por el río Napo se conoce la diversidad de la región y las comunidades asentadas en sus orillas. (I)