La mañana de este lunes 31 de enero se alertó de la presencia inusual de una caja con gallos en uno de los accesos de la sede de la Fiscalía de Manta, ubicada en la calle 4 de Noviembre y callejón C-10, en el sector Jocay de esa ciudad manabita.

Ante la novedad, agentes del eje preventivo y antiexplosivos del Grupo de Intervención y Rescate de la Policía Nacional llegaron para descartar que en el interior del cartón exista algún artefacto explosivo.

Durante varios minutos, las vías aledañas a las instalaciones de la Fiscalía tuvieron el acceso restringido. Los funcionarios entraron temporalmente por un acceso lateral.

Publicidad

Luego de las labores investigativas, unidades antiexplosivos removieron la caja hacia una vía aledaña y comprobaron que la caja abandonada en la zona contenía dos gallos muertos, por lo que descartaron la posible presencia de algún material peligroso.

Alexandra Bravo, fiscal de turno, indicó que esta es la segunda vez que se presenta un caso de este tipo. En una anterior ocasión se encontró un envase de barro con dulces. “Hay que investigar y mantenernos calmados”, indicó.

Personal policial recogió los restos de los dos gallos, uno de ellos estaba sin cabeza.

Publicidad

Por ahora, las autoridades investigan si este caso se trata de algún tipo de santería, amenaza o intimidación hacia algún funcionario. (I)