Tulcán

A diferencia de otros años, la concurrencia de viajeros extranjeros en la terminal terrestre de Tulcán, que retornan a Venezuela para disfrutar de las fiestas de fin de año, se aminoró este fin de semana. Varias serían las causas, sin embargo, la principal es el incremento que sufrieron los costos de los pasajes o los paquetes directos desde Chile o Perú.

El gran flujo de viajantes internacionales que arribaba generaba hasta el 31 de diciembre significativos ingresos, no solo al transporte interprovincial sino también al transporte público, que presta servicio hacia la frontera (Rumichaca), hoteles y restaurantes de la capital carchense.

Publicidad

Este sábado, 30 de diciembre, unos 120 extranjeros esperaban dirigirse a territorio colombiano con el propósito de embarcarse en unidades que van directamente hacia Venezuela; hace un año había entre 300 y 400.

Venezolanos que salen de Perú no llegan masivamente al puente internacional Rumichaca: ¿se están quedando en el país?

Fernando Villarroel, administrador del centro de movilidad, sostuvo que bajó el número de viajeros en un 50 %. No obstante, reconoció que la tarde y noche del viernes 29 de diciembre y la madrugada de hoy llegaron buses repletos, pero desde Guayaquil y Quito con usuarios nacionales, que decidieron pasar las fiestas de fin de año y principio de año en esta ciudad fronteriza.

Según los registros de la terminal, hasta el 20 de diciembre hubo una gran demanda de viajeros venezolanos que se dirigían a varios estados. Desde esa fecha se ha mermado el número, pues arriban diariamente unos 100 a 120 extranjeros.

Publicidad

Tulcán es la parada obligada de los viajeros que vienen desde el sur del continente, quienes abordan buses directos desde Huaquillas a Tulcán, luego son movilizados a Ipiales, desde la vecina ciudad colombiana son transportados a Cúcuta, en la frontera colombo-venezolana.

‘Somos gente de bien y trabajadora, pero no logramos regularizarnos’: el peregrinaje de regreso de venezolanos que salen de Perú

Doce agencias de viajes internacionales ofertan en el interior de la terminal terrestre traslados directos a Venezuela desde Argentina, Chile, Perú, Ecuador.

Publicidad

Alexander Hernández, encargado de coordinar estos viajes de hasta 80 horas, explicó que una de las razones para que no viajen como antes son los costos.

Los paquetes han sufrido fuertes incrementos, un pasaje desde Lima a Caracas tiene un costo de $ 240, es decir, $ 60 más que hace un año, este incluye alimentación en cada frontera, un chip de telefonía, hotel.

Las paradas se hacen en Huaquillas, Tulcán, Cúcuta, para finalmente llegar a Venezuela.

“No logramos regularizarnos, sacar documentos en Venezuela es caro y casi imposible”: ¿qué pasó con los venezolanos expuestos a la expulsión tras vencerse el plazo en Perú?

En cambio, desde Santiago de Chile a Caracas cuesta $ 650, antes costaba $ 480. Los valores subieron porque se elevaron los servicios en las fronteras, señaló Hernández.

Publicidad

Luis Pérez, oriundo de Valencia, quien debe viajar 50 horas, indicó que retorna a los seis años.

“Vuelvo justo cuando los pasajes han subido, pero debo hacer un esfuerzo debido a que mi madre está enferma y la van a operar”, agregó.

Regresará después del 6 de enero a Guayaquil, donde reside. Estaba preocupado porque le indicaron que por estas fechas es difícil viajar, pero dijo que no hay congestión de pasajeros en las terminales.

Villarroel añadió que la disminución de pasajeros se produce porque la situación económica no permite a la población venezolana ahorrar, ni enviar remesas. En Perú y Chile, la xenofobia y la persecución los marginó del campo laboral, anotó. (I)