“Quiero quitarme la vida todo el tiempo. No sé ni siquiera dónde me encuentro. Solo quiero hablar con alguien”. Estas son las palabras que un operador del Sistema Integrado de Seguridad ECU911 escuchó de un hombre que buscaba ayuda de manera desesperada. Como este, un total de 357 suicidios fueron evitados gracias al monitoreo de los sistemas de videovigilancia.

194 casos no pudieron evitarse y estas personas acabaron con sus vidas. Esto, según el ECU911, significa que hay un aumento del 37 % con relación al primer semestre del año 2020. Los intentos aumentaron en un 15 % y las autoridades califican estos hechos de “preocupantes”.

“Toda nuestra infraestructura está dada para salvar vidas. Hagamos un trabajo conjunto porque nos preocupa la cantidad de personas que intentan atentar contra su vida”, dijo Juan Zapata, director del ECU911.

A través de las cámaras de vigilancia se ha podido hacer el seguimiento de personas que se encuentran cerca del borde de puentes o edificaciones elevadas. Con la correcta verbalización el personal, que está calificado para este tipo de emergencias, logra evitar que se concreten los suicidios.

Publicidad

Los intentos de suicidio alcanzan un 20 % de casos concentrados en el Guayas, que son 72. Le sigue Pichincha con 53, es decir, el 15 %, y detrás Tungurahua con el 12 %, que son 43 casos.

En la capital ecuatoriana, los puentes del Chiche y Gualo son los elegidos para quienes buscan quitarse la vida. Hasta el lugar llega personal especializado esperando evitar estas acciones.

En Guayaquil, en el puente peatonal de la avenida Benjamín Rosales un hombre intentó suicidarse. Personal de los bomberos llegó al sitio y evitaron el fatal desenlace.

Al contrario, en Los Ranchos, parroquia Crucita, un hombre fue visto sobre un tanque de agua a más de 25 metros de altura. La Policía Nacional se dirigió al sitio para disuadirlo de su decisión, pero él saltó al vacío. Aunque no murió en el momento, sus heridas fueron serias y le causaron la muerte más adelante en una casa de salud.

Las provincias donde este problema se ve de forma más grave son Guayas con el 28 %, que son 55 casos. Azuay con el 10 %, que suman 19; y El Oro con el 7 %, que significan 14 suicidios concretados.

De acuerdo con cifras de la Organización Panamericana de la Salud, (OPS), “en la región de las Américas, cada año se registran alrededor de 100.000 muertes prematuras por suicidio. El suicidio es la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años en todo el mundo”.

Publicidad

Para el psiquiatra Luis Riofrío las condiciones de la pandemia han agravado el tema de la salud mental. “Todos los recursos de salud se avocan a la pandemia, pero si uno se enferma del sistema nervioso central el acceso a salud termina siendo más difícil”, explicó.

Al ECU911 se comunican personas para solicitar ayuda cuando un tercero se quitó la vida o pretende hacerlo. Pero también hay casos de quienes buscan una última ayuda para no terminar con sus días en este mundo. En esas ocasiones son atendidos vía telefónica por un especialista y aseguraron que también se realiza el seguimiento de cada caso.

Riofrio aseguró que detrás de un suicidio, casi siempre, hay depresión. “La depresión no es un estado de ánimo es una enfermedad”, recalcó y se refirió a la necesidad de tratarla para evitar que desencadene en la muerte de la persona.

Para requerir atención médica mental es posible comunicarse al 171 opción 6, la línea de atención del Ministerio de Salud.

En Quito, el proyecto Ayúdame a Sanar trabaja este tema con terapias psicológicas y ocupacionales. Lo hacen de manera gratuita para quienes no tienen los recursos necesarios para tratarse y lo pueden hacer de manera presencial o virtual.

Daniela Castillo, fundadora del proyecto dijo que “al ingresar el paciente se evalúa y cuando acuden a tiempo se puede salir adelante desde terapias psicológicas”. Para personas con problemas más severos se opta por terapias con fármacos y estudios físicos que “no todos necesitan” y se hace el diagnóstico de acuerdo al problema de cada paciente.

En el mundo, cada 10 de septiembre se celebra el Día para la Prevención del Suicidio. (I)