A Mariana Salazar le pidieron realizar un ejercicio de conciencia de clase. Le preguntaron a qué clase social pertenece: alta, media o baja. Sin dudarlo respondió: “Baja. El dinero no me alcanza para pagar mis deudas”.

Sin embargo, Mariana trabaja en una empresa naviera y gana $ 550 al mes, es decir, $ 18,33 diarios. Al decirle que con ese nivel de ingreso es considerada de clase media tanto por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) como por el Banco Mundial, se asombró: “Nunca me he considerado de clase media”.

Los parámetros para definir las clases sociales en un país pueden variar según la metodología que se aplica. No obstante, hay aspectos generales y ciertas características, estipulados por entes como las Naciones Unidas, que se repiten.

Estos segmentos en los que se divide a la población son vitales para la toma de decisiones en busca de generar riqueza y disminuir la pobreza. La ciudadanía debe saber qué clase ocupa para así exigir una mejora en sus condiciones de vida. EL UNIVERSO lo detalla.

Publicidad

¿A quiénes se considera clase baja (pobres y pobres extremos) en Ecuador?

Según el INEC, con corte a junio de 2021, se considera pobre a una persona si percibe un ingreso familiar per cápita inferior a $ 84,71 mensuales, lo que equivale a $ 2,82 al día. Y una persona está en condición de pobreza extrema cuando percibe menos de $ 47,37 al mes, lo que es igual a $ 1,60 diarios.

Los ingresos per cápita se calculan sumando todos los ingresos de un hogar y dividiendo el total para el número de personas que lo integran. En Ecuador hay, en promedio, 1,6 perceptores de ingreso en cada hogar.

Jorge Soliz vive en el sector de Las Delicias, en el noroeste de Guayaquil. Cuida carros y gana $ 80 al mes; es el único ingreso que tiene su familia. Él entra en la categoría de pobre y pertenece al 32,2 % de la población de Ecuador que se ubica en esa clase social. En tanto, los pobres extremos son el 14,7 % de la población.

En el área urbana la pobreza llegó al 24,2 % y la pobreza extrema a 8,4 %. Finalmente, en zonas rurales la pobreza alcanzó el 49,2 % y la pobreza extrema el 28,0 %. Es decir, cerca de 5,7 millones de personas están en condición de pobreza. Y de este total, unas 2,6 millones viven en la pobreza extrema.

Publicidad

El índice de pobreza aumentó drásticamente si se lo compara con 2019 (25 %) , año prepandemia. Debido a la falta de recursos, el consumo de la clase pobre y pobre extrema es bajo en comparación con la media o la alta, dice el analista Jorge Calderón. El aumento o disminución de esta clase social demuestra el éxito o el fracaso de las medidas económicas de los Gobiernos, añade.

¿A quiénes se considera clase media en Ecuador?

Es una clase que demanda y consume productos. Es considerada “clave y vital” para la economía del país. Cuando esta porción es afectada económicamente, repercute de forma directa en la disminución del comercio, dice Héctor Delgado, analista económico.

“Y si el comercio disminuye, pues, se afectan muchos indicadores, como la generación de trabajo, recaudación de impuestos, confianza empresarial. Por eso la clase media es sumamente importante”, señala.

La clase media tiene ingresos familiares per cápita de entre $ 13 y $ 70 por día. Es decir, desde $ 390 hasta $2,100, según el Banco Mundial. El ente internacional afirma que la clase media ecuatoriana se redujo del 33,3 % al 30,4 % en este 2021. Esto también es un efecto de la pandemia y la crisis económica que venía afrontando el país.

Publicidad

“Esta clase social dinamiza la economía, y es por eso que medidas tributarias, económicas, laborales la pueden afectar. Al incrementarles los impuestos, por ejemplo, se quedan con menos renta para consumir”, dice Calderón.

Para el especialista, es vital que los Gobiernos den los suficientes estímulos a las personas de la clase baja para que puedan ascender a la media: “Generar trabajo, reducir impuestos, impulsar el consumo, mejorar el entorno para generar riqueza”.

-Población vulnerable-

En los indicadores internacionales también aparece una categoría llamada “población vulnerable”. Está compuesta por personas cuyos ingresos per cápita oscilan entre $ 5,50 y $ 12.99 al día, según el Banco Mundial. Es decir, no se pueden considerar pobres o pobres extremos. Algunos organismos definen a este segmento como “clase media baja”.

Publicidad

Al menos 344.833 nuevos empleos adecuados se generaron entre octubre del 2020 y octubre del 2021, según los datos del INEC

Este parámetro no es medido por el INEC. A pesar de ello, el Banco Mundial asegura que este segmento de la población ya sobrepasó a la clase media en América Latina. La población vulnerable creció a 38,5 %, mientras que la clase media se redujo a 37,3 % de la población en toda la región.

¿A quiénes se considera clase alta en Ecuador?

El quintil más rico del país tiene un ingreso promedio familiar mensual de $ 4.013 o más. Es decir, $48,013 al año, según un estudio de la consultora Kantar. Por cada dólar que las familias del quintil más pobre generan, las de clase alta reciben $ 12,50. De este segmento de la sociedad el INEC no tiene mucha data actualizada.

La clase alta o acomodada tiene gran facilidad para ahorrar e invertir en nuevos y mejores medios productivos, dice Calderón. Son cerca del 2 % de la población.

“Son los dueños de los factores de producción, empresas, industrias. Tienen la capacidad de invertir en la economía y que se contrate a las personas de las clases bajas y medias”, señala.

Si bien a esta clase le afecta la subida de tributos, el golpe no es tan grande como a la clase media, dice Delgado: “Ellos tienen la capacidad de darse lujos y comprar fuera del país”. (I)