“Haz realidad tu sueño de tener casa propia”, “adquiere la casa de tus sueños”. Esas dos frases son, por lo general, las más usadas por las inmobiliarias para tratar de generar interés en potenciales clientes en Ecuador. Es que en el imaginario de muchos ecuatorianos tener una casa propia donde vivir está como una de las principales metas u objetivos.

Josselyn Encalada, de 33 años, está próxima a recibir su vivienda ubicada en una ciudadela privada vía a la costa. Afirma que pagó durante dos años la entrada y que el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) ya le aprobó el préstamo. Su casa cuesta $ 72.000, pero ella dio una entrada de $ 27.000 por lo que el crédito hipotecario es de $ 45.000 y a quince años plazo.

Indica que el tener “un hogar” propio fue su sueño desde niña, ya que junto con su madre vivió alquilando “toda su vida”. Sin embargo, reconoce que el proceso para adquirir su vivienda no ha sido fácil y que es un constante sacrificio económico.

Yo asumí los gastos de los papeles notariales e impuestos para no prestar más al Biess, pero he cancelado cerca de $ 5.000. Además, según la tabla del Biess, terminaré pagando algo más de $ 20.000 en intereses del crédito hipotecario, es decir, la casa me terminará costando más de $ 90.000. Pero tendré la tranquilidad de que nadie me podrá botar porque es algo propio”, dice.

Publicidad

Los gastos comentados por Josselyn más los intereses que están en la cuota mensual del préstamo (que en su caso es cercana a los $ 400) y los pagos de alícuotas, reparaciones o remodelaciones replantean la idea de si adquirir una casa para vivir es realmente una buena inversión.

Para el analista económico Héctor Delgado, si se observan los parámetros financieros de forma estricta y “siendo bastante cuadrados”, el hecho de adquirir una casa para vivir puede que no sea lo más recomendable financieramente.

Esto se dice porque el dinero que una persona estaría pagando o utilizando para adquirir esa casa lo podría destinar a alguna inversión o un negocio que genera rentabilidad, porque al final la casa como tal no generará ningún flujo, no generará que ingrese dinero sino que me está sacando dinero porque tengo que pagar impuestos, alícuotas y el préstamo”, dice.

Ahora, si no es aconsejable financieramente comprar una casa, ¿la opción es seguir alquilando? Sí, pero se le debe sacar algún tipo de ventaja, añade Delgado. Recomienda que mientras se esté alquilando hay que sacarle provecho a un crédito o capital que se tenga.

Publicidad

Porque la persona está pagando el alquiler por años y al final no se queda con nada. Si bien estoy alquilando, tengo que ver la posibilidad de adquirir capital para invertir y tener un flujo de dinero”, señala.

Comprar una vivienda es una aspiración personal. Foto: Archivo

En tanto, Daniel Adler, experto financiero, indica que cuando alguien adquiere una casa para vivir esta se convierte en un pasivo, ya que en el momento que se habita la propiedad “nos saca dinero del bolsillo”.

En países como Estados Unidos no se busca mucho comprar sino alquilar, pero en Latinoamérica tener una casa propia da sensación de seguridad. Yo soy parte de ese segmento (compró una casa) y lo soy porque tengo capital adicional para invertir en activos. Pero estamos conscientes de que la casa es un pasivo aunque engrosa nuestro patrimonio personal”, añade.

Aunque Delgado señala que lo que mueve al ecuatoriano a comprar una casa es la aspiración personal y familiar de estar tranquilo y tener “un hogar ya pagado”. Lo cual no puede ser cuestionable.

Publicidad

El Biess tiene previsto que durante todo este 2022 destinar 752,4 millones para préstamos hipotecarios en Ecuador, el 26 % más que en 2021. El aumento se da debido a la necesidad de vivienda propia que se observa en el mercado local.

¿Es la plusvalía un factor a considerar?

Según Josselyn, el adquirir una vivienda sí es una buena inversión por el tema de la plusvalía. Algunos de sus familiares han comprado casas a precios relativamente bajos y luego de vivir varios años en ellas las vendieron en un precio más alto del que la adquirieron: “Para mí es una inversión”.

Sin embargo, tanto Delgado como Adler afirman que el análisis de este tema es más profundo y complejo, ya que se necesita tener proyección, tiempo y paciencia.

Proyecto que la ciudad irá creciendo para este lado y las personas irán a vivir allí, comprar barato y tengo que esperar un tiempo para poder vender a un mayor precio. Tenemos que tener claro que es un dinero que no se recibirá inmediatamente”, dice Delgado.

Publicidad

En tanto, Adler afirma no ser “tan creyente de la plusvalía”, ya que son “pocos” los casos en los que una persona compra un bien y logra triplicar su valor. Indica que se debe tomar en cuenta la depreciación del dólar.

Es por eso que una casa hace diez años podía costar $ 100.000 y ahora su valor es de $ 130.000. No es que la casa subió de valor, sino que el dólar se depreció. Si comparamos el precio del oro, la plata o el cobre con el valor de la propiedad, veremos que la fluctuación del valor de la propiedad es casi nula”, señala.

Varios proyectos habitacionales se han empezado a construir en Guayaquil pese a las consecuencias económicas generadas por la pandemia. Foto: Archivo

Comprar una vivienda de contado

Para los expertos, adquirir una casa al contado no es recomendable si el dinero que se usa para la compra iba a ser destinado para inversiones o negocios. Además, tampoco hay que descapitalizarse para realizar esta adquisición.

“Si tengo el dinero para comprar al contado y no voy a poner un negocio, no voy a invertir porque me está yendo muy bien, podría comprar una casa al contado”, añade Delgado.

Adler afirma que una persona siempre debe analizar todas sus opciones antes de comprar un bien al contado, porque si destinamos “todo lo que tenemos” ¿cómo mantendremos luego el bien?

Adquirir inmuebles para alquiler

La compra de inmuebles para alquilarlos es una buena opción para generar flujos de dinero para el retiro de una persona, pero se debe tomar en cuenta que existen ventajas y desventajas al incursionar en este tipo de negocios.

Si bien hay un flujo de dinero que ingresa mensualmente, esto también dependerá de la relación con los inquilinos para que estos paguen bien, a tiempo y mantengan la propiedad en un estado óptimo. Además, el dueño de la propiedad tiene gastos como las reparaciones y cada vez que un inquilino sale se debe invertir en mejoras en la propiedad para que sea bastante atractiva para un nuevo arrendatario.

El alquiler de bienes es un buen negocio como un seguro de retiro. Si estoy en una edad en la que estoy produciendo y generando ingresos, es momento de invertir en propiedades a través de créditos y alquilarlas. El monto recibido por el alquiler paga parte o la totalidad de la cuota del crédito. Entonces, una vez pagado el crédito, el flujo de dinero que recibo mensual por el alquiler será hasta que me muera”, afirma Delgado. (I)