Con las cuentas fiscales consolidadas, pagos al día y el detalle del dinero público destinado a salud se despidió Simón Cueva del Ministerio de Economía y Finanzas, que ahora ocupa Pablo Arosemena Marriot.

Primero se presentó a la Asamblea Nacional, donde fue llamado a comparecer en su último día de gestión. Ahí indicó que al Ministerio de Salud se han asignado $ 3.260 millones (presupuesto codificado). Además mencionó el plan anual de inversiones en esa cartera de $ 293,4 millones más $ 42,9 millones de presupuesto de infraestructura hospitalaria del Ministerio de Transporte y Obras Públicas. Que Finanzas ha realizado en el ejercicio fiscal del 2022 incrementos al presupuesto del Ministerio de Salud por $ 132,4 millones y que el aumento del gasto no permanente refleja el cumplimiento del requerimiento legal de incrementar los presupuestos de Salud y Educación en 0,5 % del PIB cada año.

Mandatario Guillermo Lasso posesiona a nuevos ministros de Estado

Sobre los recursos para la seguridad social, detalló el pago al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de $ 2.222,8 millones que corresponden a contribuciones del Estado, incluido el 40 % de aportes, durante este Gobierno. Mientras que para el 2022, dijo que se cuenta con una asignación presupuestaria de $ 2.580 millones, con el objetivo de no generar deuda con el IESS y asignar los recursos suficientes a la seguridad social para que contribuyan a su sostenibilidad en el tiempo.

Mientras, la deuda registrada por parte del Ministerio de Economía con el Seguro Social por concepto de contribuciones a cargo del Estado es de $ 2.023,99 millones.

Publicidad

La millonaria deuda al IESS por salud y por 40 % ya consta en el Boletín de Deuda de Finanzas

En la deuda de salud, el IESS presenta en los balances del Fondo de Salud $ 4.534 millones por concepto de prestaciones médicas a jubilados, enfermedades catastróficas, jefas de hogar y personas con discapacidad. Estos valores son sujetos a auditoría antes de la asignación por parte de Finanzas. Al momento, el IESS ha presentado las cifras auditadas para atenciones médicas a jubilados de los años 2013 a 2016 por $ 203 millones, de lo cual se han reconocido y pagado $ 140 millones.

El presidente Guillermo Lasso comunicó en la tarde que aceptó la renuncia de Cueva. Luego, el exministro indicó en un video que se ha podido trabajar en la consolidación fiscal a través de un manejo responsable, transparente y ordenado de los recursos púbicos. “Se ha avanzado en una reforma tributaria con equidad, combate a la evasión, la renegociación de acuerdos, de obligaciones bilaterales y nuevo financiamiento con condiciones muy favorables para el país”.

Niños y mujeres fueron usados como ‘carne de cañón’ en el paro nacional indígena, denuncia el presidente Guillermo Lasso

Destacó que se ha logrado estar al día en el pago a los Gobiernos autónomos descentralizados, reconocer y empezar a pagar la deuda histórica por los servicios de salud del IESS, avanzar en el pago de incentivos jubilares, transparentar las cuentas públicas. “Hoy Ecuador es un país más creíble a nivel internacional, lo que se refleja en el inédito apoyo recibido por los organismos multilaterales, bajo el liderazgo del presidente Lasso se avanzará en el objetico de que el país tenga un crecimiento económico sostenible y más equitativo, que genere más empleo y fortalezca la protección social a los sectores más vulnerables con un renovado enfoque en los sectores rurales tradicionalmente marginados, generando bienestar y una mejor calidad de vida”, dijo en una parte de su despedida.

La salida del Gobierno de Cueva se dio entre gracias mutuas. Él al presidente y Lasso por su “impecable manejo de las finanzas públicas”. Aunque los ajustes en el gabinete ministerial se dan tras los 18 días de paralizaciones convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y un pliego de demandas por atender, el mandatario aseguró que los cambios no son forzados por la coyuntura o circunstancias particulares, sino que obedecen al ordenado cumplimiento de etapas dentro de una visión coherente y de largo plazo, que cada etapa exige diferentes tipos de liderazgo en determinados momentos. (I)