Roberto Salas, quien había sido anunciado como ministro de Energía del gobierno de Guillermo Lasso, ha declinado ser parte del Gabinete, “por razones personales”. Así lo confirmó hace pocos minutos el secretario de Comunicación, Eduardo Bonilla.

A cuatro días de posesionado el Gabinete, el único ministro que no había sido posesionado era el de Energía. En primera instancia, se conoció que no se posesionó el 24 de mayo, por algún problema personal, pero se ratificó que sí lo haría esta misma semana. Sin embargo, luego se supo que el funcionario tendría un posible conflicto de intereses al estar relacionado con empresas mineras. El empresario debió renunciar a la vicepresidencia y su cargo como CEO del grupo Nobis pocos días antes, así como al cargo de director en la minera canadiense Adventus.

Salas, de origen esmeraldeño, es un economista de la Universidad Católica de Guayaquil. Ha sido gerente de empresas nacionales y multinacionales. A lo largo de estos años ha vivido en algunos países de América Latina dirigiendo compañías como Plastigama, Eternit, Masisa y el Consorcio Nobis. Este último con inversiones mineras en Curipamba.

En todo caso, frente a la dimisión Bonilla aseguró: “El día lunes anunciaremos su reemplazo”.

El nuevo ministro deberá enfrentar una serie de conflictos referentes a los sectores estratégicos, los procesos de concesión de activos, el prometido incremento de producción petrolera, la focalización de combustibles, entre otros. (I)