La producción de caña de azúcar y etanol dan como resultado 200.000 plazas de trabajo, esto es, más de 3.000 cañicultores independientes y 5.000 familias productoras de alcohol artesanal de la zona de la Sierra, según la Asociación de Biocombustibles del Ecuador (Apale).

Y se han generado inversiones en estos dos productos por más de $ 250 millones.

“Es importante destacar que los biocombustibles representan una de las principales alternativas para diversificar la matriz energética del país y promover el crecimiento de la agroindustria ecuatoriana, por lo que la producción nacional de etanol fomenta la movilidad sostenible en el Ecuador”, dice el comunicado.

En la zafra de este año se prevé producir 9 millones de sacos de azúcar y 110 millones de litros de etanol que se emplearán en la elaboración de biocombustibles, materia prima necesaria para la producción de gasolina Ecopaís, y que también es usado para la fabricación de productos sanitizantes.

Ingenios iniciaron la zafra y se prevé producción de 10,3 millones de sacos de azúcar de 50 kilos

Apale menciona que solo la utilización de etanol carburante en la gasolina permite prescindir hasta en el 15 % del uso de naftas de alto octano.

“Lo cual permite un ahorro significativo para el Estado, al reducir el costo de producción de la gasolina y sobre todo evita la salida de capitales, algo muy importante para una economía dolarizada; inclusive la utilización de etanol anhidro carburante, permite la utilización del 11 % más de naftas de bajo octanaje, dándole valor a este componente de producción local”, según Apale.

La Asociación de Biocombustibles del Ecuador agrupa a las destilerías Codana, Producargo y Soderal, pertenecientes a los ingenios Valdez, Coazúcar y San Carlos. (I)