Cambiar las relaciones laborales entre ecuatorianos para crear oportunidades y hacer más fácil que los ecuatorianos puedan trabajar es el tercer planteamiento del presidente Guillermo Lasso dentro de la megaley Creando Oportunidades que presentará en la Asamblea Nacional.

Entre los beneficios que esta reforma propone se incluye que no se perderán las vacaciones acumuladas. Habrá opciones más variadas para gozar licencias de maternidad y lactancia; se impulsará la conciliación familiar y corresponsabilidad y se ampliará la licencia para padres.

También ampliar y garantizar el derecho a poder trabajar ya que el mandatario asegura que apenas tres de cada diez ecuatorianos cuentan con un empleo formal.

“Para todo ese 70 % de ecuatorianos, vamos a crear un régimen alternativo y voluntario de oportunidades laborales, que les permitirá acceder a nuevas modalidades de empleo acordes con los tiempos que vivimos, donde la tecnología permite el teletrabajo, o las horas laborales pueden repartirse de maneras diferentes”, indicó el presidente.

Publicidad

El mandatario aseguró que las reformas no pretenden revertir derechos de quienes ya tienen su empleo y que si un empleador quiere pasar un empleado actual al nuevo código, será penalizado.

La norma propone también considerar a emprendedores y artesanos como negocios populares para fines tributarios y no habrá límites a las utilidades de los empleados.

“No se tocarán las utilidades. No se tocarán las jubilaciones. Solo se están proponiendo cambios en algunas condiciones que, por su costo, lamentablemente terminan afectando las contrataciones de nuevos trabajadores”, apuntó el mandatario.

Lasso indicó que este régimen será una alternativa para quienes estén desempleados y quieran incorporarse a un emprendimiento que está comenzando y que aún no puede asumir los costos laborales que sí lo pueden hacer las grandes empresas.

Que el emprendedor pierda el miedo a contratar a más ecuatorianos y pueda pagar buenos salarios es uno de los objetivos de la administración de Lasso que propone aligerar algunas cargas.

Entre sus propuestas aparece también la opción de tener contratos alternativos a plazo fijo que podrán durar hasta cuatro años y que si superan ese tiempo se convertirán en indefinidos.

Publicidad

“Todas las condiciones laborales actuales se mantendrán en el código vigente. Bajo ningún concepto se lo derogará. Todo queda garantizado para aquellos ecuatorianos que prefieran el código antiguo”, aseguró el mandatario.

Lasso menciona que los ecuatorianos tendrán libertad total para decidir qué les conviene más: si aprovechar la oportunidad de tener un trabajo estable en un nuevo emprendimiento que está empezando a crecer o seguir utilizando el código vigente, que tiene ya 80 años y que ha producido la situación laboral que todos conocemos actualmente.

“Ustedes podrán libremente decidir si quieren trabajar aquí, en el Ecuador, con condiciones laborales parecidas a las que hoy rigen en países a donde tantos compatriotas migran en busca de oportunidades. Lo único que vamos a hacer es poner esas condiciones a disposición de quien voluntariamente las quiera tomar”, manifestó.

El Ejecutivo espera que estas herramientas, en caso de entrar en vigencia, sirvan para empezar con una “espectacular reactivación económica” con la que esperan cumplir la meta de 2′000.000 de empleos nuevos, una promesa de campaña está fijada en Plan Nacional de Desarrollo.

Con estos cambios, Lasso dice que espera que quien tenga una idea para un negocio pueda desarrollarla en el menor tiempo posible, consiguiendo la ayuda que necesita en el mercado laboral. (I)