Se acerca Navidad y con la fecha también los regalos. Sin embargo, estos detalles no son exclusivos de un círculo de familiares y amigos cercanos; también se han extendido a las corporaciones que dan estos presentes a sus clientes o colaboradores, lo que ha generado un mercado de regalos corporativos que muchas empresas se han encargado de proveer.

Agendas, botellas de vino o cerveza, dulces, tecnología, prendas de vestir y muchos otros productos y merchandising forman parte del extenso portafolio disponible de estos proveedores.

Una de estas empresas especializadas en regalos corporativos es Kokoa. Eulomar Marcano, directora general, indicó que para esta temporada navideña cuentan con más de 50 opciones de obsequios prediseñados para diferentes categorías, desde detalles para colaboradores y proveedores hasta obsequios VIP para gerentes, directores e influencers. Adicionalmente trabajan con el diseño de unboxing experience a medida, en la que arman con sus clientes regalos según sus especificaciones.

“Hemos creado propuestas innovadoras que responden a diferentes presupuestos para brindarles un amplio abanico de opciones a nuestros clientes corporativos y adaptarnos a las necesidades del mercado”, sostuvo Marcano, quien agregó que cuentan con una cartera de proveedores de alrededor de 25 empresas ecuatorianas, que van desde el área de imprenta, artículos promocionales, empaques e importadores.

Publicidad

Aseguró que la demanda de obsequios corporativos aumenta en el último trimestre del año en aproximadamente un 60 %, lo que se refleja en las ventas, debido a que además de obsequios para Navidad y fin de año, también arman kits de bienvenida para inicio de año, kits corporativos para cumpleaños de toda la plantilla de colaboradores y otras fechas.

“Este año hemos visto un alza en la demanda de obsequios corporativos, las empresas se han adaptado a la nueva normalidad y han comprendido el valor de llevar calidez y cercanía a través de un regalo, debido a las plataformas digitales hemos logrado acompañarlos en sus eventos virtuales, celebrar aniversarios, anunciar lanzamientos y por supuesto ser sus cómplices para Navidad y Fin de Año”, expresó la ejecutiva, cuyos principales clientes son empresas multinacionales, con sede en Guayaquil y Quito, y medianas empresas.

Otras firmas como OUI París, una pastelería francesa con cinco años en el mercado, sumaron este nuevo eje de negocios, el de regalos corporativos que actualmente son un fuerte pilar en su estrategia de crecimiento.

“Desde el segundo año, creamos una propuesta para empresas. Vimos un nicho interesante en el mercado y poca oferta comestible que sea personalizable para las empresas”, recordó Leá Racca, fundadora de la firma, quien aseguró que en noviembre y diciembre la venta mensual aumenta 300 % y que el producto favorito de las empresas es el sablé personalizado, galletas artesanales de mantequilla, típicas de Francia, que se personalizan con un mensaje o con el logo de la compañía.

Publicidad

En OUI París el producto favorito de las empresas es el sablé personalizado, galletas artesanales de mantequilla, típicas de Francia, que se personalizan con un mensaje o con el logo de la compañía. Foto: Cortesía de OUI París

“Es un producto interesante por su duración de 2 meses (sin conservantes), lo entregamos solo o en coffrets en todo el Ecuador. También vendemos macarons personalizados y madeleines, productos famosos de mi país”, comentó la empresaria francesa, que entre sus clientes tiene a empresas como Gloria Saltos, Siemens, Samsung, varios bancos, Procan, Zara, Disensa, y más.

En tanto, la importancia de los regalos corporativos para las empresas es resaltada por Carla Rossi, directora general y propietaria de la Agencia CRF Comunicaciones, quien también se ha sumado a la tendencia de enviar regalos a sus clientes.

“Los detalles que doy a mis clientes son en fechas especiales, sus cumpleaños y Navidad; también en aniversarios. El tema es darles un detalle, un cariño de agradecimiento a la gente por confiar en nosotros, netamente sentimental y de agradecimiento, no es promocional”, sostuvo Rossi, quien aseguró que por ese motivo prefiere que sus obsequios no lleven el logo de su empresa y siempre trata de buscar proveedores que sean microempresas.

Recordó que en una ocasión contrató a una microempresaria manabita que producía dulces con cacao amargo, que tuvo muy buena acogida. “También el año pasado regalamos unas mascarillas hechas por una microempresaria, que traían el nombre bordado de los clientes”, agregó la empresaria, quien de igual forma aseguró que algunos de sus clientes se han inclinado a estas iniciativas, aunque la mayoría sí se enfocan en la recordación de la marca. “Quieren obviamente que uses sus cosas y los recuerdes”.

Publicidad

En tanto, uno de los regalos que tiene mayor demanda es el vino. En este segmento Bodegas Dos Hemisferios fue más allá y le sumó un valor agregado: las etiquetas personalizadas.

La empresa decidió incursionar en el mercado de los regalos corporativos desde el 2012, según indicó su presidente, Robert Wright.

“Lo hicimos porque vimos que muchas empresas quieren regalar productos de buena calidad, pero que tengan relación con la marca de estas empresas. Es decir, querían que en la etiqueta se vea su marca. Esto nos ayudó a diferenciarnos en relación con la competencia que no lo hace como nosotros, sobre todo en Ecuador”, explicó el empresario, quien aseguró que en regalos corporativos el 70 % se hace en vísperas de Navidad pues desde noviembre empiezan a recibir pedidos.

Bodega Dos Hemisferios incluyó desde el 2012 la opción de personalizar las etiquetas de sus productos, enfocados en los regalos corporativos. Foto: Cortesía de Bodega Dos Hemísferios

“Todos nuestros productos, a partir de (el vino marca) Del Morro, están dentro de la oferta para personalizar. El mínimo son 12 botellas. Hay inclusive la opción para que las empresas hagan su propio blend, pero las cantidades ya son más altas (al menos 400 botellas) y lo hacemos con los vinos prémium”, comentó Wright, quien reveló que la mayoría de sus clientes son de empresas de Quito y Guayaquil. (I)