El ministro de Energía, Fernando Santos Alvite, anuncia que se ha impuesto un sistema de cupos a 109 de las 1.200 estaciones de servicio o gasolineras que funcionan en el país.

Este es un sistema de cupos fijado por la Agencia de Regulación y Control de Energía (ARC) que “tiene el fin de evitar el mal uso y desvío de los combustibles”, indica el ministro.

Santos explica que existe un incremento del consumo de diésel en este año: alcanza el 12 %, cuando la economía solo lo hace al 2 %. En este sentido, ve una inconsistencia y por eso se ha actuado de esta manera.

Publicidad

El ministro va más allá y dice que hay un notorio desvío del uso de combustibles. De acuerdo con un decreto del presidente Guillermo Lasso, los camaroneros de más de 5O0 hectáreas deben adquirir el diésel en depósitos y pagar el precio internacional. Sin embargo, hay algunos de ellos que han dejado de adquirirlo en los depósitos de empresas comercializadoras. Y en cambio se nota un incremento de ventas de diésel en gasolineras de la región Costa, que únicamente pueden vender a automotores. Santos aclara que no es una práctica común de todos los camaroneros grandes, y que hay muchos otros que sí cumplen.

También indica que en la Amazonía, en zonas donde existe minería ilegal, también se reporta un incremento inusitado de ventas de las estaciones de servicio. En este sentido, dice que para evitar estas distorsiones se ha puesto un cupo únicamente a las gasolineras que reportan un incremento inusual de ventas sin un justificativo claro. Se les ha puesto como cupo lo que expendían antes del aumento.

Hace pocos días, el 21 de julio, la Agencia de Regulación y Control de Energía informó que en la parroquia Cumbaratza, de Zamora Chinchipe, con el apoyo de las Fuerzas Armadas se detuvo un vehículo que transportaba dos canastillas con 500 galones de diésel, que tenía como destino la actividad de minería ilícita en el cantón Centinela del Cóndor.

Publicidad

El tema de la imposición de cupos ha sido rechazado por la Cámara de Distribuidores de Derivados del Ecuador, que ha denunciado que es una medida antitécnica, porque genera distorsiones en el mercado y afecta la sana competencia. Además, aseguran que el problema de desvío no se da en las distribuidoras de combustibles, sino en el sector de las empresas eléctricas, que estarían entregando ese diésel al sector de la industria. Para la Cámara, el incremento del 12 % del que habla el ministro es global; pero si se mira por categorías se encuentra que el incremento en el consumo de diésel 2 para el sector eléctrico ha sido del 537 %, mientras que el de diésel prémium ha sido de 302 %.

Sobre el tema del sector eléctrico, el ministro argumenta que este aumento se ha debido a la sequía de principios de año, en que hubo que poner a funcionar el parque termoeléctrico. Sin embargo, dice que Celec va a hacer un análisis meticuloso para ver si se han producido desvíos.

Publicidad

Entre tanto, los gasolineros advirtieron en una carta al ministro que no se hacen responsables de un posible desabastecimiento del combustible. El lunes se dieron los primeros síntomas de falta de diésel en algunas gasolineras. El gremio reportó que los cupos se establecieron a ciertas gasolineras en Manabí y Napo.

Para este miércoles 26 de julio está previsto un plantón organizado por la Cámara de Distribuidores de Derivados del Ecuador, en el Palacio de Carondelet, pidiendo al Gobierno que resuelva el problema de su bajísimo margen de comercialización, que fue congelado hace 20 años. También protestarán por el tema de los cupos. (I)