Con una inversión de $ 200.000 el restaurante Maki Fusión Japonesa, anunció la apertura de su nuevo local en Cumbayá, ubicado en Padre Carlos 127 y Pampite (frente al YOO Cumbayá), en Quito.

Con este nuevo local la marca, que nació en el 2012, genera alrededor de 30 plazas de empleo directo y más de 500 empleos indirectos. Adicionalmente, tiene como objetivo generar ingresos superiores a $1.000,000 en los primeros dos años de operación de su nuevo establecimiento. Así mismo, tienen la ambición de expandirse a otras ciudades del país, como Manta y Guayaquil, y prevén cerrar el año con ventas totales de $2.100,000.

La marca ya tiene tres locales y un Maki Express en un centro comercial.

Publicidad

Terpel llega a Pastaza y con ello tiene presencia en 17 provincias del Ecuador

“Creemos que la verdadera innovación culinaria nace de la pasión por fusionar tradiciones gastronómicas y ofrecer experiencias únicas. Por esto, nos hemos consolidado en el mercado ecuatoriano, con cuatro locales independientes y uno MAKI Express. Nuestro objetivo, ha sido reinventar la experiencia gastronómica, rompiendo con la idea tradicional de que el sushi es una comida gourmet ostentosa”, sostuvo Roberto Serrano, gerente general de Maki Fusión.

Mario Addler, accionista de Maki Fusión, Kiney Tamashiro, chef ejecutivo de la marca, Roberto Serrano, gerente general, y Miguel Bustillos, también accionista de Maki. Foto: Cortesía de Maki Fusión Japonesa

Adicionalmente, Maki cuenta con más de 100 proveedores, los cuales son en su mayoría pequeños empresarios. Esto, para mantener su enfoque en aportar de manera substancial a la economía local y fortalecer la fuerza laboral del país.

En este nuevo local se podrá disfrutar del platillo estrella de la marca, el “Rollo Nikkei”, una fusión entre la tradición japonesa y el clásico ceviche peruano. Además, la marca presenta una selección de nuevos platillos, como: Gyozas de Pollo con Ají Amarillo, Ramen de pollo apanado en Panko, y Costillas de cerdo asiáticas.