El pago de inscripciones de deportistas para una carrera, dotación de uniformes para entrenamiento y hasta becas completas es la manera como los avalan las marcas. Hay empresas que invierten hasta $ 60.000 al año para los patrocinios.

Los programas vienen desarrollándose durante años y no solo alcanzan a deportistas destacados por sus logros, sino hacia actividades que impulsan diversas disciplinas.

Con los recientes Juegos Olímpicos Tokio 2020, varios atletas ecuatorianos han recibido apoyo de marcas. Por ejemplo, a Neisi Dajomes, medallista olímpica en halterofilia, le entregaron una beca de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Lo mismo ocurrió con la ajedrecista Carla Heredia, campeona del US Women Open en Las Vegas, Estados Unidos, y la judoca Vanessa Chalá, medallista en los Juegos Panamericanos del 2019. Y así con otros deportistas. En total han entregado siete becas.

Publicidad

Neisi Dajomes, medallista olímpica en halterofilia, recibió una beca para que escoja la carrera o maestría de su preferencia. Foto: Cortesía.

Las carreras de grado tienen un costo promedio de $ 13.500 y las maestrías, dependiendo de la titulación, en $ 3.500 o $ 7.000. Estos valores son cubiertos como parte de la beca.

Para la institución, el incentivo también es la formación. “El objetivo es que estos deportistas puedan tener una oportunidad o una salida profesional”, dice Ana Frontela, country manager de UNIR Ecuador.

El programa surge de la Fundación Cofuturo, creada por la UNIR. Allí canalizan los proyectos de apoyo y de índole social.

Richard Carapaz, Neisi Dajomes, Poleth Mendes y otros tres medallistas olímpicos y paralímpicos, premiados por la empresa privada tras éxitos en Tokio 2020

“A través de esa institución ponemos programas tan importantes como “Nuestro Futuro, Nuestros Sueños”, donde han tenido oportunidad de pasar por nuestras aulas deportistas muy destacados del panorama ecuatoriano”, cuenta Frontela.

Y no solo lo realizan con deportistas sino con docentes. En total han becado a más de 2.000 maestros del magisterio para formarse en didácticas de la lengua y las matemáticas y en competencias digitales. En este caso, según Frontela, la institución hace la selección.

Según varias marcas consultadas, de esta manera colaboran con el deportista ecuatoriano y a la vez dan muestra de sus valores corporativos.

Publicidad

La surfista Dominic Barona forma parte del Team de surfistas de Ecuasal Surf, un proyecto que la empresa ecuatoriana Cris-Sal patrocina. La marchista Glenda Morejón es apoyada por la marca automotriz Dongfeng de Corporación Maresa. Ha recibido un vehículo y aporte económico.

En 2020, Banco Pichincha patrocinó una caravana ciclista denominada “La Vuelta al Ecuador Banco Pichincha la pedaleamos juntos”. Esto fue organizado por la Concentración Deportiva de Pichincha.

Y hay otros patrocinios que se enfocan en la nutrición y uniformes, como lo realiza Laboratorios Bagó.

Esta compañía auspicia a los triatletas Daniela Regalado y Juan Andrés Espinosa, a quienes les cancelaron las inscripciones a la carrera Ironman de Manta, los dotaron de uniformes y entregaron un complemento nutricional a base de colágeno.

El paratriatleta Pablo Vallejo recibió uniformes y otros productos. Todos son parte de un grupo de 15 deportistas con estos beneficios.

“Lo principal para nosotros es que nuestros auspiciados crean en nuestras marcas, les brindamos productos para que los consuman, los prueben y una vez que ven los beneficios pasan a ser nuestros auspiciados si realmente han creído en la marca. No buscamos influencers o gente que habla de nosotros, en realidad nuestros auspicios no son económicos, sino un apoyo en sus carreras deportivas”, asegura José Andrés Solano, gerente de Producto OTC de Laboratorios Bagó.

Los triatletas Daniela Regalado y Juan Andrés Espinosa son auspiciados por Laboratorios Bagó. Foto: Cortesía.

La iniciativa en esta empresa parte de su marca de colágeno Colnatur Sport 10. Y con esta promueven los auspicios en ciclismo, atletismo, triatletas, entre otros.

Otro segmento al que también colaboran es con carreras en comunidades pequeñas para promover el turismo y mejorar su economía.

En tanto, desde el departamento de mercadeo de Pasteurizadora Quito es donde se gestionan los patrocinios para deportistas o actividades. Realizan una inversión promedio anual de $ 60.000 y obsequian productos de la marca Vita.

“Buscamos incentivar un buen estilo de vida a través de la correcta nutrición y la actividad física regular”, apunta Gabriela Lunavictoria, gerente de marketing de Pasteurizadora Quito.

Es hora de que el Estado y la empresa privada aporten más al deporte ecuatoriano

En 2020, auspiciaron la 37.a edición de la Vuelta Ciclística al Ecuador. Este año apoya al equipo de fútbol femenino Las Ñañas, al que otorgaron un valor económico y productos de su portafolio. También patrocinan al equipo de ciclismo Team Best P.C. de la misma manera.

Según Lunavictoria, han sido más de cien auspicios al año de diversas iniciativas sociales.

Y un apoyo en servicios fue lo que dio Mareauto Avis, empresa dedicada al alquiler de vehículos. Ellos se unieron a la iniciativa “Bicibilizando”, que consistía en un recorrido desde Mataje hasta Huaquillas para visibilizar las habilidades deportivas de personas con discapacidad.

La empresa puso sus servicios de transporte para la logística, acompañamiento y cobertura de todo el trayecto y la movilización a los deportistas y organizadores.

¿Cuánto se destina al deporte?

El presupuesto asignado al Ministerio del Deporte para 2021 fue de $ 61,3 millones, según los archivos de la institución que reporta el Observatorio de Gasto Público de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo.

De ese monto $ 3,8 millones se asignaron para la administración central; $ 69.683 para el fomento y desarrollo del deporte; $ 48,9 millones para educación física y recreación; y un poco más de $ 7 millones para el deporte de alto rendimiento.

Al presupuesto de alto rendimiento suma un remanente del año pasado de $ 5′755.929 millones, que dan un total de $ 13′550.238 millones para 2021.

Según la Secretaría del Deporte ecuatoriano, el presupuesto para el deporte de alto rendimiento de Ecuador experimentó un incremento de unos $ 850.000, en comparación con el del 2020.

El presupuesto del 2020 fue de $ 12,7 millones, de acuerdo con la entidad, e incluía la preparación y participaciones de los atletas en los diferentes eventos del ciclo olímpico, finalmente aplazado por la pandemia.

El Plan de Alto Rendimiento cuenta con 295 deportistas, de los cuales 261 son convencionales y 34 con capacidades especiales. (I)