Jorge Madera Castillo es el virtual representante del Ejecutivo dentro del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. La Superintendencia de Bancos calificó su habilidad para poder ocupar dicho cargo. Este es el paso previo para que el presidente Guillermo Lasso emita el decreto correspondiente nombrándolo.

Madera es un experto en temas de seguridad social, fue director del IESS en 2003 y ha sido coordinador de la Mesa de Estudios de la Seguridad Social, una coalición de profesionales expertos en el tema, en los últimos años. También participó en la elaboración de un diagnóstico impulsado por el anterior Ministerio de Economía y el Banco Mundial, en el cual se advierte de la difícil situación de liquidez del IESS y que en 2022 podría tener problemas para cancelar pensiones.

De acuerdo con la documentación a la que este Diario tuvo acceso, la calificación fue emitida a través de la Resolución SB INJ 2021 1117, de este 4 de junio. La petición de calificación la hizo el secretario general jurídico de la Presidencia, Fabián Pozo Neira.

Tras la calificación, el presidente Lasso debe emitir el correspondiente decreto. Ayer se consultó a la Secretaría de Comunicación sobre esa disposición, pero respondieron que no existe aún dicho decreto. El delegado del presidente, en el Consejo Directivo, según la actual normativa es el presidente de este y también cumple las funciones de presidente del directorio del Biess.

Al momento existe un vacío legal en la conformación del Consejo Directivo del IESS en lo que corresponde a los vocales representantes de los empleadores y de los trabajadores. La Corte Constitucional había ordenado a la Asamblea, desde el 2016, que “de manera urgente emita los actos normativos con efectos generales pertinentes para regular la integración del Consejo Directivo del IESS, garantizando la participación e inclusión de todos los asegurados y empleadores. Esto fue luego de una demanda de inconstitucionalidad que se había presentado frente a la conformación vigente, pues se planteaba que no había representación integral de todos los sectores en la vocalía de los empleadores. La Corte admitió el pedido e incluso consideró que el tema se extendía también a la vocalía de los trabajadores.

La Asamblea demoró el trámite y recién al final del periodo de Lenín Moreno expidió una norma que mantenía la forma de elección de los vocales de trabajadores y empleadores a través de colegios electorales y con una presidencia rotativa. Esta ley, que según expertos no cumplía con la sentencia de la corte de incorporar a todos los sectores, acaba de ser vetada de manera total por el Ejecutivo.

Sobre el tema, Henry Llanes, representante de la Asociación de Afiliados, Jubilados y Pensionistas del IESS de Pichincha (ASO-AJP-IESS de Pichincha) dijo que esta semana se presentará ante la Corte Constitucional una acción de cumplimiento a fin de que el organismo tome cartas en el asunto y procure el cumplimiento de su sentencia emitida hace cinco años. Esta organización había sugerido al presidente Lasso que vetara parcialmente la ley y que hubiese la conformación del Consejo con cinco miembros. Estos serían elegidos en votación universal de sus afiliados. La propuesta no fue aceptada.