La inversión extranjera directa (IED) al tercer trimestre del 2021 registra una importante caída en comparación al 2020 (año de pandemia) y también al compararla con el 2019. Se trata de un mal resultado, que no refleja las políticas de apertura que ha mostrado el Gobierno en sus primeros meses de gestión. Una de las iniciativas ha sido la realización del Ecuador Open for Business, en noviembre pasado, ya en el cuarto trimestre del año.

Es que de acuerdo con las cifras del Banco Central del Ecuador, en los primeros tres trimestres del año, Ecuador registró $ 493 millones, una cifra menor a los $ 985,5 millones obtenidos en el mismo periodo del 2020. En 2019 en los tres primeros trimestres se había alcanzado una inversión de $ 642 millones. Si se compara solo el resultado del tercer trimestre de los años mencionados, se encuentra que en 2019 hubo una inversión por $ 152,1 millones; en 2020 fue de $ 531,1 millones y en 2021 alcanzó apenas un monto de $ 131,4 millones.

Sobre el tema la Secretaría de Inversiones del Ministerio de la Producción explica que si bien el Gobierno Nacional “realiza a nivel interno y externo gestiones tendentes a una mejora del clima nacional de inversiones, partiendo de un enfoque de seguridad jurídica y la implementación de estrategias que fomenten la promoción, atracción y mantenimiento de las inversiones, la mayoría de economías mundiales se han visto seriamente afectadas por el impacto de la crisis sanitaria por el COVID-19″.

El ente sostuvo que el efecto de la crisis sanitaria no se evidencia de manera inmediata en los resultados del flujo de inversión extranjera directa, dado que los proyectos están sujetos a un cronograma interanual de desembolsos. Es necesario también considerar que el 2021 ha sido un año de transición del Gobierno, situación que suele incidir en las decisiones de inversión y reinversión de capitales privados nacionales y extranjeros.

Publicidad

También señala que la fuerte caída se da porque se está comparando un muy buen periodo para la inversión extranjera como lo fue el 2020 (pese al impacto de la pandemia), en el que se generó el tercer mayor flujo de inversión extranjera directa desde el 2011. Solo el tercer trimestre del 2020 fue el mayor flujo de inversión extranjera recibida durante los terceros trimestres del periodo 2016-2020 con el 40 % de participación sobre el monto total.

De lo que se conoce, en 2020 la IED tuvo su crecimiento gracias a la inversión registrada sobre todo en el área minera. Sin embargo, este año no ha habido un comportamiento similar.

La Cámara de Minería comentó que si se analizan las cifras de la IED de la cuenta de explotación de minas y canteras durante los años 2018, 2019 y 2020, gran parte de esa inversión provino de Canadá. Esto nos permite concluir que existe una fuerte correlación entre la IED de esta cuenta y la fase de construcción de Fruta del Norte operada por la empresa canadiense Lundin Gold.

La fase de construcción de los proyectos a gran escala se caracterizan por ser intensivas en inversión, dice la Cámara y explica que, por ejemplo, para construir Fruta del Norte se invirtieron más de $ 900 millones.

Publicidad

En cambio, el año 2021 fue el primer año de producción plena para Fruta del Norte, por lo que los beneficios de esta mina ya no se centran en inversión, sino en otros rubros como exportaciones, regalías, impuestos, etc. Por esto la reducción de IED.

“Esto demuestra la importancia de que más proyectos mineros avancen hacia la etapa de construcción, pues traerá más beneficios en inversión para el país”. Cabe resaltar que un proyecto minero que entra en construcción también aumenta su generación de empleo directo e indirecto, dinamiza -aún más- el encadenamiento productivo, estimula el emprendimiento y la compra local, recaudación fiscal, etc.”, dijo la Cámara.

En todo caso, la Secretaría de Inversión explicó que en 2021 se han firmado ya 17 convenios de inversión extranjera por $ 695,9millones y adicionalmente están aprobados y listos para firma ocho convenios más por $ 654,5 millones.

La Secretaría indicó que la implementación de los proyectos de inversión es gradual y depende de la naturaleza de cada uno. Para el caso de los proyectos correspondientes a contratos de inversión aprobados y suscritos desde el cuarto trimestre del 2021. (I)