Las cifras del empleo, desempleo y subempleo en octubre registran una leve recuperación en comparación con el año anterior. El empleo pleno -cuando una persona gana al menos el salario básico y trabaja al menos 40 horas semanales- pasa de 32 % a 33,7 %. En números de trabajadores, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la cifra pasa de 2′684.258 a 2′928.005, en los doce meses analizados.

También se registra una baja del desempleo, en un año al pasar de 4,6 % a 4,1 %; esto es una disminución que va de 384.204 a 354.509 desempleados. En ambos casos, las diferencias no son estadísticamente significativas.

En cambio, el subempleo sí registra una diferencia estadísticamente significativa y le hace pasar de 2′005.393 a 1′728.936, también en un año. Esto en porcentaje representa una baja del 23,9 % al 19,9 %. Adicionalmente el Otro empleo no pleno tuvo una subida importante al pasar de 2′325.628 a 2′637.893 personas en esta condición laboral. El incremento del porcentaje que sí es estadísticamente significativo indica que pasa de 27,7 % a 30,4 %.

Publicidad

Sobre el tema, Diego García, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Técnica de Loja (UTPL), considera que los datos de este mes del INEC no revelan cambios importantes en una estructura del empleo que lleva muchos años con datos precarios. Explica que no se puede apreciar un importante incremento del empleo pleno, que sería un dato alentador. Mientras tanto, los movimientos internos en el empleo no pleno revelan las condiciones en las que están trabajando las personas y que en realidad no hay oportunidades de empleo pleno.

En cuanto al incremento significativo del Otro empleo no pleno consideró que probablemente refleja una cierta conformidad de los ciudadanos frente a una economía que no está creciendo muy fuertemente y que no ofrece más plazas de trabajo. “Posiblemente no se sienten incentivados a buscar trabajo”, dijo

Es que el otro empleo no pleno, que es el que tuvo una mayor diferencia, “incluye a las personas con empleo que, durante la semana de referencia, percibieron ingresos inferiores al salario mínimo y/o trabajaron menos de la jornada legal y no tienen el deseo y disponibilidad de trabajar horas adicionales”.

De acuerdo con García, para que cambien estas condiciones deberían crearse condiciones económicas positivas. Esto pasa por controlar la inseguridad, atraer inversión, fortalecer la institucionalidad, manejar las revueltas sociales, entre otros.

Publicidad

Adicionalmente, considera que debe haber una flexibilización laboral, pero sin afectar los derechos de los trabajadores. Considera García que una manera para apoyar a la creación de empleo por parte del Estado sería darles incentivos a las empresas. Sin embargo, comenta que estas decisiones no deben tomarse solo desde los escritorios de los servidores públicos, sino desde un diálogo con los actores interesados, especialmente los propios empresarios.

Dentro del análisis del INEC también se pudo ver que el desempleo según el género sigue siendo más pronunciado para mujeres que para hombres. Según la cifra, el desempleo en mujeres está en el orden del 5,1 %, cifra mayor a la de los varones que se ubica en 3,6 %. En todo caso el desempleo femenino bajó en un año, a pasar de 5,9 % a 5,1 % y el de varones también se redujo de 3,6 % a 3,3 %. Como ya se había mencionado el desempleo nacional llega a 4,1 % en este momento. (I)