Quienes ganen al año $ 11.212 continuarán sin pagar impuestos, ya que el Gobierno ha descartado bajar la fracción básica imponible (exenta). Sin embargo, el objetivo del Gobierno sigue siendo ampliar la base de contribuyentes al eliminar ciertas exenciones o beneficios tributarios para hacer que los que más ganan contribuyan más. Además se buscará atacar a la elusión y evasión. Esas son las principales líneas de la reforma tributaria que está pensando el Gobierno, pero que deberá ser consensuada con la sociedad, en los próximos meses.

Así lo indicó el ministro de Economía y Finanzas, Simón Cueva, al dar luces sobre cómo están pensando el tema tributario en el Gobierno de Guillermo Lasso, al tiempo de insistir en que no se tomarán medidas sorpresivas y que uno de los pilares en este campo es tomar medidas equitativas y solidarias.

Cueva dijo que se ha pensado buscar técnicamente soluciones para que quienes ganan más de esa cantidad puedan contribuir de mejor manera y reducir el gasto tributario, que es lo que deja de recibir el Estado por las exenciones a los ciudadanos. Los temas de evasión y elusión fiscal se apuntalan con la firma de acuerdos de intercambio de información tributaria con EE. UU. y otros organismos. Adicionalmente, el SRI ha creado una unidad de grandes contribuyentes para reforzar el control. “Lo que queremos es que todos paguen de acuerdo a la ley, ni más ni menos”, asegura.

Al ser consultado sobre si las medidas también serán aplicadas a empresas, el ministro reflexionó que el sector privado y las empresas son claves para crear empleo y por lo tanto no es lo más sano en estos momentos hacer más pesada la carga tributaria a este sector.

En todo caso, aseguró que uno de los objetivos que se van a cumplir, pues se trata de una oferta de campaña, es reducir gradualmente el impuesto a la salida de divisas (ISD).

Sobre el tema, Napoleón Santamaría, experto tributario, consideró que es positivo que el Gobierno busque consensuar la propuesta tributaria; sin embargo, dijo que es necesario que ya se fijen los espacios y las fechas para el mencionado diálogo.

En todo caso, coincide en que es necesario hacer que los que más tienen, más contribuyan. En este sentido, Santamaría dijo que se debería crear el impuesto a la riqueza o impuesto al patrimonio. Dijo que estas son recomendaciones del Banco Mundial y del BID. Incluso, un estudio de Celac ha dicho que un impuesto a las fortunas podría generar $ 1.100 millones al año para el país. Esto sería un ingreso muy importante.

En cambio, considera un error eliminar las exenciones de la ciudadanía. Y más bien plantea retirar exoneraciones que tienen las empresas. Sostiene que por exenciones y exoneraciones ahora mismo el país deja de recibir unos $ 5.530 millones. Santamaría también considera como una opción necesaria el combate a la elusión y a la evasión.