Las condiciones de ingreso al mercado mexicano de productos estrella del Ecuador, como camarón, atún y banano, son temas pendientes de las negociaciones que se mantienen con México para cerrar un acuerdo comercial. Y en esta fase decisiva la flota atunera pide coherencia.

Protuna Ecuador indica que el objetivo del equipo negociador ecuatoriano sobre el segmento del atún en el acuerdo con México y con cualquier otro país debe ser privilegiar y conseguir apertura de mercados para el atún ecuatoriano. “Entiéndase de origen ecuatoriano, que cumple con exigentes normas nacionales e internacionales, que reduciendo su esfuerzo pesquero aseguran una pesca sostenible como cumplir con dos vedas al año, tener prohibición de crecimiento de flota, no llevar combustible en las cubas doble propósito, pescar sin afectar delfines, razón por la cual nuestros productos pesqueros son premiados en el mercado europeo con preferencias arancelarias”.

¿Por qué el camarón ecuatoriano es tan temido por sus competidores?

La postura de esta asociación –integrada por 3 flotas atuneras y 17 barcos que hacen puerto en Posorja y Manta– es no aceptar y peor cabildear que otorgando origen en la transformación en enlatados se le dé preferencia arancelaria y apertura a la pesca importada. Esa pesca (portacontenedores o barcos reefer) proviene de otras flotas de jurisdicciones donde muy poco se preocupan por la pesca sostenible y, por el contrario, practican sobrepesca, asegura. “Liberar de aranceles a la sobrepesca es validarla e incentivarla”, advierten.

“Otra cosa muy distinta es que Ecuador y México –en materia de acumulación de productos en el proceso de transformación– les hagan frente a otros mercados internacionales, otorgando origen a sus productos resaltando que provienen de pesca sostenible, para lo cual es imprescindible tener trazabilidad, para que sea el consumidor –más allá de los gobiernos– quien pueda identificar un producto sostenible y sea quien termine poniendo en orden a quienes sobrepescan”.

Publicidad

Cinco empresas a punto de lograr la certificación MSC para la pesca de cerco del atún de aleta amarilla

Si bien indican que no es malo importar, pues genera empleo y recursos al país, consideran que se debe ser responsable de que lo importado provenga de pesca sostenible y se cumpla con el artículo 181 de la ley de pesca, por el cual se determina que la pesca importada debe cumplir al menos las mismas condiciones y requisitos que cumple la flota atunera ecuatoriana. “Mal podríamos entonces auspiciar la depredación de los océanos con la pesca indiscriminada”.

Por ello Protuna sostiene que es necesaria la coherencia entre los gremios del sector atunero y el equipo negociador, pues se debe promover el equilibrio en una industria tan importante para un país que, a través de adhesiones a tratados de pesca responsable y sostenible, leyes con nuevos reglamentos de pesca, así como el aumento de la reserva marina en Galápagos, ha logrado poner su marca internacionalmente en materia de sostenibilidad y cuidado ambiental. Y se suma a la postura de la Asociación de Atuneros del Ecuador (Atunec). (I)