Tras dos años en los que las ventas cayeron por la pandemia, la industria textil ecuatoriana busca formas de recuperación.

Una de ellas es la feria Ecuatextil, que se desarrolla desde este jueves 21 de abril del 2022 hasta el sábado en Quito. Esta sirve como espacio comercial para todos los actores de la cadena productiva, que van desde los proveedores de materias primas, textiles, maquinarias e insumos, según Doris Campbell, directora de operaciones de Ecuatextil.

La feria es organizada por la Cámara de la Mediana y Pequeña Empresa de Pichincha, Campbell Events y la Agencia de Promoción Económica ConQuito. Esperan recibir alrededor de 10.000 visitantes y recaudar unos 8 millones de dólares.

Está dirigida a todos los que tienen que ver con producción textil, los confeccionistas, modistas, sastres, diseñadores de moda, estudiantes, para que conozcan proveedores, sus servicios y ofertas en temas como maquinaria, además de capacitaciones gratuitas. Aunque se ha abierto la posibilidad de que también quienes tienen la idea de emprender y quieren ver cómo poner un taller de maquila o comprar una máquina sublimación o de bordado puedan recibir la información necesaria para empezar e incluso adquirir productos con ese fin.

Publicidad

“Tenemos un pabellón de exposición con 98 empresas nacionales e internacionales (22), de Perú, Colombia, Bangladés y China. Además, un pabellón para conferencias especializadas, por ejemplo, cómo aterrizar el consumo online, moda sostenible y otros como reciclaje y manejo de residuos tóxicos que genera la industria textil. Contamos con un área de pasarela también”, apunta Campbell.

Agrega que la industria textil del Ecuador representaba hasta 2019 el 1 % del PIB del país, con 1.387 millones de dólares en ventas. Sin embargo, por la pandemia bajó entre 2020 y 2021 un 36 %. Razón por la que buscan retomar el camino e ir recuperando los 10.000 puestos de trabajo que afirma se perdieron por el COVID-19.

“Aún el sector no se recupera al 100 %. Diciembre fue un mes positivo por el tema del consumo de las fechas, pero en enero y febrero volvió a caer. Hemos tenido la pérdida de alrededor de 10.000 empleos, usualmente mujeres que son cabeza de hogar... Sin embargo, desde marzo se vuelve a sentir una reactivación, principalmente en el área de la educación, porque muchas plantas de telas industriales eran proveedores de, por ejemplo, el proyecto Hilando el Desarrollo, que genera uniformes estudiantiles, y al reactivarse el ciclo académico (presencial) se ve una reactivación interesante”, dice Campbell.

Añade que los grandes polos de consumo textil, como Atuntaqui y Pelileo, se están preparando en mejoras en sus procesos industriales porque se vienen cadenas internacionales muy fuertes como H&M y Falabela, que van a ser una gran competencia en precio y moda.

Publicidad

Justamente para competir lo que se busca es mejorar en el tema de diseño, porque el país tiene un pequeño rezago en esta área, afirma Campbell.

Respecto de los precios, comenta que los costos operativos hacen difícil poder competir con este tipo de cadenas internacionales, por lo que el tema de moda podría ayudar con ese fin.

“Tenemos más de 32.000 diseñadores de moda que se han graduado en los últimos diez años y la intención es que la industria los integre a sus equipos de trabajo porque son una pieza clave. Con eso empezamos a generar diferenciadores. El segundo paso es que los ecuatorianos comiencen a tener una identidad propia y generen un consumo local... Si tenemos un buen producto, con precio competitivo, con diseño, no tenemos que mirar hacia países vecinos o a marcas internacionales”, expresa Cambpell.

Industriales quieren poner más énfasis en la moda. Foto: Cortesía

Repetidamente la industria ha pedido a las instituciones públicas que revisen el tema arancelario, porque varios insumos no se producen aquí sino que se importan de países vecinos (botones, cierres, elásticos) o desde Asia (telas fabricadas con mejor tecnología).

Publicidad

Esta será la cuarta edición de Ecuatextil, las dos primeras se realizaron en Guayaquil y la tercera en Quito. La siguiente sería en Cuenca o volvería a Guayaquil, una ciudad que les parece interesante a los organizadores por el tema moda, puesto que en el Puerto Principal se genera y consume más moda –prendas no producidas industrialmente– que en otras urbes.

En total se tienen identificadas 1.085 empresas dedicadas en el país, de las cuales el 80 % son de confección o de maquila, el resto son las plantas industriales fabricantes de telas, cuenta Campbell.

En el tema de industria, Pichincha es la primera provincia en desarrollo textil, seguida de Imbabura, Tungurahua, Azuay y Guayas, donde encabezan el negocio el tema de catálogo. (I)