Si Travelina hubiese crecido como las primeras niñas ecuatorianas que la tuvieron como su juguete preferido, ella ahora tendría una edad universitaria.

La muñeca que comenzó a fabricar Pica hace más de 20 años es una de las producciones locales que se ha logrado mantener en medio de una fuerte competencia que viene del exterior.

Pasó por un ajuste en su rostro en sus primeros años y paulatinamente se ha ido adaptando a una serie de temáticas en función de las tendencias de sus pequeñas consumidoras. Así, la Travelina ha sido viajera, cantante, superstar, fashion...

“Travelina es una de las muñecas más vendidas en el Ecuador”, asegura Laura Uvidia, jefa de marketing de la unidad de negocio de juguetes de Pica, que con los años creó una línea de accesorios bajo el paraguas de esta marca.

Publicidad

La producción de juguetes de esta empresa arrancó entre mayo y junio, con unos 100 artículos para la temporada. Por las condiciones del mercado, la firma decidió hacer una reducción del 10 % en sus ítems, para enfocarse en productos de mayor aceptación.

Y entre esos, a más de esta muñeca, están los productos que se comercializan con las marcas Ciccio Bello y Camiones Trucker. La familia de los Ciccio Bello es una de las más longevas del mercado.

Ofertas de Navidad ya se ven en escaparates de los negocios a más de cuatro meses de la fecha

Con ella han crecido varias generaciones, pues lleva más de 50 años fabricándose. Fue una de las primeras líneas de juguetes de Pica, que este año arribó a los 60 años de fundación.

Uvidia dice que la constante innovación, el seguimiento a tendencias internacionales, y atender los gustos de las niñas han sido factores claves para que productos como Travelina y los Ciccio Bello puedan continuar en el mercado.

Para este año, la oferta de juguetes de Pica se moverá en un rango de precios que va desde $ 10 hasta $ 49. Los Ciccio Bello, por ejemplo, tendrán opciones desde $ 20 y los accesorios de la Travelina desde $ 12.

Como en otras industrias que requieren insumos que vienen del exterior, el encarecimiento de las materias primas y los fletes navieros, que se dispararon por la pandemia, también repercuten en la fabricación de juguetes.

Publicidad

“Los costos de materia prima y fletes nos obligan a ser más cautelosos en nuestra producción 2021″, refiere Uvidia, quien estima que en cuanto a la producción de número de unidades proyectan una reducción del 15 % versus el 2019.

El grueso de la competencia para la producción local viene de afuera y este año los pedidos totales han aumentado, aunque de manera individual ciertas empresas han ajustado sus compras. La importación de juguetes durante este año ya ha superado a lo que se trajo en el 2020.

De enero a agosto de este año se importaron $ 80,96 millones, lo que sobrepasa a los $ 45,33 millones importados durante todo el 2020, según datos del Servicio Nacional de Aduanas.

Corporación El Rosado, que importa la Barbie de Mattel, vende la muñeca básica en $ 6,99.

China, Colombia, México, Vietnam y Malasia son los cinco países de los que se han importado más juguetes en lo que va del año.

De esos países vienen juguetes genéricos y los clásicos que los padres siguen demandando como las Barbies, del fabricante Mattel, que tiene más de 60 años en el mercado global. A lo largo de su existencia esta muñeca ha desarrollado productos ligados a más de 200 profesiones.

Corporación El Rosado es uno de los importadores de esa marca y en sus locales de Mi Juguetería y Mi Comisariato exhibe estanterías dedicadas a esas muñecas con referencias que van desde $ 6,99. Entre las preferidas están además las Pinipons, que llevan varias temporadas.

El mercado de lo nostálgico y clásico también se mueve en el segmento de juguetes para niños, en especial, por padres que durante la infancia jugaron con muñecos de superhéroes o carros en miniaturas y que ahora los compran para sus hijos. Los Hot Wheels de Mattel, Superman, Batman y las referencias de Star Wars se mueven en ese nicho.

Bryan Salamon, gerente de la división Mi Juguetería de la Corporación El Rosado, dice que este año se espera que sea mejor que el 2020 debido al avance de la vacunación, que permite a la gente salir a realizar sus compras.

Refiere que las importaciones de este año se han recuperado en un 80 % de lo que se trajo en el 2019, antes de la pandemia.

Días atrás, Alessa realizó un showroom para mostrar sus importaciones navideñas a comerciantes minoristas y mayoristas.  Jorge Guzman Foto: Jorge Guzman

Los importadores señalan que durante la pandemia hubo cambios en el comportamiento del consumidor. La demanda creció en el segmento de juguetes interactivos, didácticos, educativos y juegos de mesa, asevera Salamon.

Alessa, firma que entre sus líneas de negocio están los juguetes, incorporó una variada oferta de estas líneas entre sus importaciones. Roberto Bigalli, gerente general de esa empresa, sostiene que el consumidor siempre está en búsqueda de juguetes novedosos, que tengan un plus tecnológico, que sean interactivos, que instruyan y que se puedan utilizar junto con aplicaciones.

Paquetes turísticos para Mundial de Catar salen a la venta y estos son los precios para ecuatorianos

La empresa importó un 12 % menos en comparación al año pasado. “El 2020 fue un año difícil por efecto de la pandemia, ocasionando una economía de hogar más restringida que se ha seguido sintiendo en lo que va de este año”, dice.

Días atrás, Alessa abrió una feria para mostrar a comerciantes mayoristas y minoristas los 20.000 productos navideños que tienen disponibles en más de 10 categorías. La previsión de la empresa es mover cerca de $ 8 millones en este mercado. (I)